Un detective de Método 3 niega haber facilitado a Martín Blas el pendrive sobre la familia Pujol

Método
El detective Julián Peribáñez.

Un antiguo detective de Método 3, Julián Peribáñez, ha declarado este jueves ante la juez que colaboró durante varios meses con el comisario de Asuntos Internos de la Policía Nacional Marcelino Martín Blas, para ayudarle a analizar el material incautado en el registro de la agencia de detectives.

No obstante, ha negado categóricamente que él entregara a la Policía un pendrive con abundante documentación del clan Pujol, que finalmente el juez José de la Mata rechazó incorporar a la causa en la que el ex presidente de la Generalitat, su mujer Marta Ferrusola y todos sus hijos están imputados por delitos de blanqueo y organización criminal.

Julián Peribáñez ha prestado declaración este jueves como testigo, por vídeoconferencia, en el juicio en el que Jordi Pujol Ferrusola y Podemos acusan al ex DAO de la Policía Eugenio Pino de un presunto delito de revelación de secretos.

Durante su declaración, Julián Peribáñez ha explicado que trabajó para la agencia de detectives Método 3 entre 2006 y 2012. Posteriormente, a mediados de 2013, el comisario Martín Blas le pidió que colaborara con la Unidad de Asuntos Internos (UAI) de la Policía para ayudarle a analizar el contenido de los discos duros que fueron incautados en el registro de las instalaciones de Método 3 en Barcelona y Madrid.

La grabación de ‘La Camarga’

Según ha señalado, entre el material informático intervenido había algunos documentos muy puntuales sobre la familia Pujol. «Todo ese material», ha explicado Peribáñez, «fue  incorporado a la causa judicial abierta sobre la grabación de La Camarga», en la que Victoria Álvarez relató que había sido testigo de los viajes que Jordi Pujol Ferrusola realizaba a Andorra portando bolsas llenas de billetes.

Tras concluir su colaboración con el comisario Martín Blas, Peribáñez prestó declaración durante tres días en la Comisaría de La Verneda, en Barcelona. Sus revelaciones fueron incorporadas al denominado «Informe Colombo«, que la Unidad de Asuntos Internos elaboró sobre presuntas irregularidades cometidas por la agencia de detectives Método 3.

A preguntas de la Fiscalía, Julián Peribález ha negado categóricamente que él entregara a la Policía el pendrive con documentos de Jordi Pujol Ferrusola que el juez De la Mata rechazó por considerar que podía tener un origen ilícito.

El comisario José Villarejo declaró el miércoles en el mismo juicio, por vídeoconferencia desde prisión, y aseguró que el pendrive había sido entregado al comisario Martín Blas por un inspector de Policía en excedencia que trabajaba para Método 3, Juan Carlos Ruiloba, que estaba resentido porque la empresa le debía dinero (algo más de 25.900 euros, que reclamó a través de un Juzgado de los Social).

Villarejo añadió que fue testigo de que el comisario Martín Blas entregó este pendrive al entonces DAO de la Policía Eugenio Pino, quien se lo hizo llegar a la Udef para que lo incorporara a la investigación sobre la familia Pujol. En la misma sesión del juicio declaró como testigo el comisario Martín Blas, quien negó esta versión de los hechos.

Este viernes está previsto que concluya el juicio que celebra la Sección 23 de la Audiencia Provincial de Madrid, que ha de resolver la acusación de Jordi Pujol Ferrusola contra el ex DAO Eugenio Pino sobre el origen de dicho pendrive.

Lo último en Investigación

Últimas noticias