La cuenta 777 del banco de los Pujol era una caja fuerte usada para enviar dinero desde Barcelona a Andorra

Caso Palau: Ferrovial
Jordi Pujol y Artur Mas. (Foto: EFE)

La agencia de inversiones Valora utilizaba una cuenta ficticia, denominada 777, para transferir entre España y Andorra de forma opaca miles de euros depositados en metálico por sus clientesSe trataba por tanto de un mecanismo que permitía realizar transacciones internacionales burlando cualquier norma de prevención del blanqueo de capitales.

La agencia tenía su sede en Andorra pero buena parte de sus clientes eran españoles. Como ha informado OkDiario, ha estado controlada por un grupo financiero del ex presidente italiano Silvio Berlusconi (Fibanc) y por los propietarios del Andbank, el banco andorrano en el que la familia Pujol ocultó durante décadas su fortuna, procedente del cobro de comisiones ilegales.

A raíz de la quiebra de Valora, registrada en 2007, el perito Riu Philippe realizó una auditoría de sus cuentas y llegó a la conclusión de que esta sociedad de valores incumplía todas las normas y recomendaciones internacionales de lucha contra el blanqueo de capitales.

El ejemplo más evidente es la cuenta ficticia 777. Andbank, el banco andorrano a través del cual operaba la agencia, registró numerosos ingresos, transferencias y retiradas de dinero de la cuenta 777 de Valora. Y sin embargo, el perito no encontró ningún apunte ni documentación correspondiente a esta cuenta en la propia sociedad de inversiones.

El auditor descubrió finalmente que la cuenta 777 correspondía en realidad a una caja fuerte instalada en una oficina de Fibanc en Barcelona. Los clientes españoles de la agencia depositaban en esta caja fuerte las sumas de dinero en metálico que deseaban invertir. A continuación, Valora transfería los fondos a Andorra a través del Andbank.

Pero en la transacción en ningún momento aparecía la identidad de los titulares de estos fondos: Andbank la registraba simplemente como un movimiento de la cuenta 777 de Valora. Una vez en Andorra, en ocasiones el dinero era transferido a la banca Dexia de Luxemburgo, para invertirlo en instrumentos financieros. Pero también podía ser desviado a cualquier entidad del sistema financiero internacional, siempre ocultando la identidad del verdadero titular bajo la cobertura de Valora.

Una vez en su destino, el dinero era ingresado en una cuenta de cualquier país indicada por el cliente, o bien era retirado por un intermediario o de un empleado de Valora mediante un cheque al portador. De este modo, no quedaba ningún rastro de la identidad del cliente.

Operaciones de "cientos de miles de euros en metálico"

El informe pericial explica que Valora realizaba "numerosas operaciones en metálico, a menudo por importe de varios cientos de miles de euros", utilizando este mecanismo que permitía a sus clientes burlar las normas internacionales de vigilancia contra el blanqueo de capitales.

Como ha informado OkDiario, un grupo de antiguos clientes de Valora ha denunciado estos hechos ante la Financial Crime Enforcement Network (FinCEN), la oficina del Departamento del Tesoro de Estados Unidos dedicada a la lucha contra los delitos financieros.

La denuncia recuerda que "en el conocido caso de presunto blanqueo de capitales vinculado a la corrupción que se instruye en España contra la familia Pujol, ésta disponía de fondos en la Banca Privada de Andorra (BPA) que habían sido transferidos en el año 2010 desde Andbank".

Por tanto, apunta que "la estructura de blanqueo" del clan Pujol "podría presuntamente tener su origen" en el entramado formado por Andbank, la agencia de inversiones Valora y Fibanc, el grupo financiero adquirido por Silvio Berlusconi.

Valora había sido creada en 1997 por Robert Cassany (bajo la denominación inicial de Ranking Capital), pero en marzo de 2000 pasó a ser controlada por la familia Ribas Reig, propietaria de Andbank: el 66% de sus acciones fueron adquiridas por el holding Reig Patrimonia.

La familia del ex gobernador de Andorra

El 33% restante quedó en manos del Banco de Finanzas e Inversiones (Fibanc), del que era accionista y miembro del consejo de administración Oriol Ribas Duró, actual vicepresidente de Andbank, hijo del ex gobernador de Andorra y amigo de los hijos del ex presidente de la Generalitat Jordi Pujol Soley.

Un año después, en marzo de 2001, se iniciaron varias operaciones de presunta ocultación de la titularidad de las acciones de Valora, en las que intervino el abogado Llorenç Ballester. Finalmente, en octubre de 2005, la totalidad de las participaciones quedaron en manos de un grupo de inversores encabezado por Xavier Felipó, gracias a varios créditos otorgados por Andbank.

Según las fuentes consultadas, Felipó es un hombre de la entera confianza de la familia Ribas Reig, propietaria de Andbank, que en todo momento siguió siendo el bando de referencia de Valora. Dos años después, está agencia de inversiones quebró, ocasionando a sus clientes pérdidas que rondan los 16 millones de euros.

Xavier Felipó fue inhabilitado por la Justicia andorrana para ocupar cargos en cualquier entidad financiera, tras constatar que imputó las pérdidas de forma arbitraria a sus clientes, además de cometer numerosas irregularidades en la gestión de Valora.

La denuncia remitida ahora al Departamento del Tesoro de Estados Unidos apunta la posibilidad de que la familia Pujol –que ocultó durante décadas su fortuna en el Andbank– usara la agencia Valora para blanquear y transferir a paraísos fiscales parte de los fondos que obtenía del cobro de comisiones ilegales.

Lo último en Investigación

Últimas noticias