El ex vicedircom de Sánchez sitúa a su nº2 en Interviú como el nexo con Villarejo

El ex vicedircom de Sánchez sitúa a su nº2 en Interviú como el nexo con Villarejo
Pozas declara ante el juez que Luis Rendueles "ejercía el interlocutor" con Villarejo.

El juez Manuel García-Castellón ha citado a declarar como imputado al subdirector de Interviú, Luis Rendueles, tras asegurar Alberto Pozas que su entonces número dos "ejercía como interlocutor" entre la revista y el comisario José Manuel Villarejo.

El que fuera director de Interviú entre los años 2008 y 2018 y vicedircom de Pedro Sánchez hasta hace mes y medio, Alberto Pozas, declaró ante el juez de la Audiencia Nacional, Manuel García-Castellón, el pasado 6 de mayo tras ser citado como imputado en el caso Villarejo. En su declaración, Pozas aseguró que Luis Rendueles, el que fuera su número dos en la revista, fue la persona encargada de coordinar varias reuniones con el comisario jubilado para entregarle dos pendrives con los datos extraídos del móvil de la asesora de Pablo Iglesias, Dina Bousselham.

Según Pozas, su número dos en la revista ejerció como "hilo conductor" entre Interviú y José Manuel Villarejo, con quien se reunieron hasta en dos ocasiones para proporcionarle el material sustraído de la tarjeta del móvil. Fuentes consultadas por OKDIARIO afirman que el ex subdirector de la revista de Grupo Zeta, Luis Rendueles, con una dilatada trayectoria profesional, cuenta con relevantes fuentes de información entre las que se encontraba el comisario jubilado.

Las mismas fuentes apuntan que, en aquel momento, Villarejo se reunía con gran parte de los profesionales del sector que cuentan con un reconocido prestigio en los medios de comunicación. Sin embargo Pozas, pese a ser el director de un medio de investigación, no le conocía personalmente.

Dos reuniones con Villarejo

El ex vicedircom de Pedro Sánchez contó, ante el magistrado García-Castellón y los fiscales anticorrupción Miguel Serrano e Ignacio Stampa, que Luis Rendueles contactó con Villarejo para concertar una reunión. A la cita asistió personalmente Alberto Pozas, quien entregó al comisario un lápiz USB con una ínfima parte de la totalidad del contenido de la tarjeta de Dina.

La tarjeta original del teléfono móvil de la asesora de Iglesias contenía informes internos de la formación morada y fotografías íntimas en top less de la colaboradora de Podemos, señalan las fuentes conocedoras del caso. Sin embargo, ese primer pendrive sólo contenía "material irrelevante".

Unas semanas después acordaron una segunda cita con José Manuel Villarejo. En este encuentro los periodistas entregaron al ex agente encubierto un segundo ‘pendrive’ con todos los documentos y fotografías sustraídas a la joven dirigente.

Interviú compró el móvil robado

Tal y como adelantó OKDIARIO, un departamento de la revista Interviú propuso a la dirección del medio la adquisición de la tarjeta del móvil de Dina Bousselham que, entre 2014 y 2015, había sido asistente de Pablo Iglesias en Bruselas en su etapa de europarlamentario, para confeccionar una portada de contenido erótico.

El interés que despertaron estas fotografías de Bousselham era una supuesta relación sentimental entre la joven de ascendencia marroquí y el secretario general de Podemos. Según contó una de las personas que facilitó la tarjeta a los interlocutores de la revista, Pablo Iglesias había mantenido un breve amistad íntima con su asesora, tras haber roto su relación sentimental con la dirigente de Izquierda Unida, Tania Sánchez.

Alguien del entorno más próximo de Bousselham sustrajo la tarjeta y la puso en circulación por despecho. Buscaban una acción de
venganza para hacer un daño personal a la pareja, nunca por una
motivación política, según explicaron a los interlocutores de la revista. Uno de los filtradores de la tarjeta había mantenido una relación sentimental con la joven.

Sin embargo, las fotografías nunca vieron la luz en las páginas de
Interviú porque el presidente del Grupo Zeta y los asesores jurídicos
descartaron su publicación. Incluso, Antonio Asensio se entrevistó con Iglesias y le hizo entrega de la tarjeta. Previamente el responsable de la revista volcó ese contenido en una memoria USB, que más tarde hizo llegar a Villarejo. Una operación que se fraguó a espaldas del presidente del grupo.

Pozas se contradice

En la segunda citación de Alberto Pozas, que acudió en calidad de investigado acusado por un presunto delito de revelación de secretos, el ex director de Interviú cambió de versión.

Ante la poca credibilidad que suscitó la primera declaración, el que fuera número 2 de Comunicación de Moncloa argumentó que la tarjeta del móvil robado llegó a la revista a través de una fuente anónima. Obvió los supuestos hechos ocurridos con anterioridad a la entrega de tarjeta que contó en la primera citación.

En su primera comparecencia ante el juez, Pozas aseguró que la tarjeta llegó a la revista a través de una carta anónima en la que se explicaba que había sido hallada en la habitación de un hotel en el que un día antes se había hospedado Dina. En cambio, en la segunda declaración aseguró no saber nada sobre ese asunto.

Últimas noticias