La nueva presidenta de Adif dirigió la obra del tramo de Angrois en el que murieron 80 pasajeros

Pardo de Vera
La nueva presidenta de Adif, Isabel Pardo de Vera, ante una imagen de archivo del accidente del tren Alvia.
Comentar

El ministro de Fomento, José Luis Ábalos, ha designado presidenta de la empresa pública Adif a la ingeniera de Caminos Isabel Pardo de Vera, quien fue la directora de obra del tramo de alta velocidad en el acceso a Santiago de Compostela.

El entonces ministro de Fomento, José Blanco, inauguró la obra en diciembre de 2011. Tan sólo un año y medio después, el 24 de julio de 2013, se produjo el accidente de un tren Alvia en la curva de Angrois (a tres kilómetros de Santiago), en el que murieron 80 personas y otras 144 resultaron heridas.

Por el momento, Isabel Pardo de Vera no ha sido imputada, ni ha sido citada a declarar, en la causa que instruye el Juzgado número 3 de Santiago de Compostela para determinar las causas del accidente. Pero no se descarta que pueda ocurrir en el futuro.

Fuentes oficiales del Ministerio de Fomento han querido precisar a OKDIARIO que Isabel Pardo de Vera “no tuvo responsabilidad en el diseño del proyecto, la vía ni las medidas de seguridad”. Como directora de obra, su responsabilidad se centró en la ejecución material del proyecto.

Rebajaron la seguridad del trazado

En un principio, la investigación judicial se cerró en falso con un único imputado, el maquinista del convoy Francisco José Garzón Amo, que no pudo frenar a tiempo para evitar el accidente.

Sin embargo, luego salieron a la luz distintas irregularidades en el trazado (por ejemplo, en la colocación de balizas de señalización) y el presidente de Adif Gonzalo Ferre reveló que, tan sólo ocho meses antes de que la línea entrara en servicio, se introdujeron importantes modificaciones en el proyecto: el tramo había sido diseñado con el ancho europeo de alta velocidad, pero se cambió al trazado convencional.

Este cambio (que abarató el coste del proyecto en 26 millones de euros y permitió cumplir el plazo de inauguración anunciado por el entonces ministro José Blanco) supuso simplificar las medidas de seguridad: en la llegada a Santiago de Compostela se eliminó el sistema automático de control de velocidad y frenado ERTMS, que podría haber evitado el accidente.

El juez instructor Andrés Lago Louro mantiene imputadas en la causa a siete personas. Entre ellas, el maquinista que conducía el convoy, el ex director de Seguridad en la Circulación de Adif Andrés Cortabitarte, el ex director de Seguridad de Renfe Antonio Lanchares, y tres técnicos de la empresa pública Ineco, encargada de realizar el análisis de riesgos del proyecto.

Desactivaron el sistema de frenada

Hasta el momento, la investigación se ha centrado en el exceso de velocidad del convoy cuando se produjo el accidente: circulaba a más de 192 kilómetros hora en un tramo de curva, en el que la velocidad máxima indicada era de 80 kilómetros por hora. La acusación particular está ejercida por el abogado Manuel Alonso Ferruzuelo en representación de la Plataforma Víctimas Alvia  04155.

La investigación ya ha acreditado que, poco después de la inauguración, Adif desconectó el sistema automático de frenado ERTMS de a bordo, porque causaba ciertos “retrasos”, según ha declarado esta misma semana ante el juez un técnico de la empresa Bombardier.

Por encargo de la Comisión Europea, la Agencia Ferroviaria Europea ha remitido al juez un informe que cuestiona la imparcialidad de la investigación desarrollada en España por la Comisión de Investigación de Accidentes Ferroviarios (CIAF).

El informe también cuestiona que se llevara a cabo un adecuado análisis de riesgos en elementos de este tramo como el muro de hormigón contra el que se estrelló el convoy al salirse de la vía, junto al barrio de Angrois. Una cuestión que sí podría afectar de lleno a la labor de Isabel Pardo de Vera como directora de obra.

Prisas para inaugurar la obra a tiempo

El juez instructor también investiga los cambios de última hora que se introdujeron en el proyecto, para que el ministro José Blanco pudiera inaugurar la obra en el plazo anunciado.

Pardo de Vera ha sido gerente de área de Adif en Galicia y directora de obra en los subtramos Lalín-Silleda, Silleda (Carboeiro)-Silleda (Dornelas) y en los accesos a Santiago de Compostela, donde se produjo el accidente. Luego se incorporó como gerente a las obras del tramo de alta velocidad entre Orense y Santiago de Compostela.

La nueva presidenta de la empresa pública ha estado vinculada a Adif desde 2007. Abandonó el ente público en enero de 2016 para convertirse en directora de Movilidad de la Diputación de Pontevedra, gobernada por el PSOE. Pero regresó a Madrid pocos meses después, en junio de 2016, al ser nombrada por la ministra Ana Pastor directora general de Adif Alta Velocidad, un cargo que ha desempeñado durante los dos últimos años.

Isabel Pardo de Vera no es la única implicada en el accidente de Angrois que se ha visto ahora premiada. El ministro José Luis Ábalos también ha nombrado presidente de Renfe a Isaías Táboas, quien fue el secretario de Estado de Transportes (a las órdenes de José Blanco) entre 2010 y el 2011, cuando se diseñó y entró en servicio el tramo en el que se produjo el accidente del Alvia.

Últimas noticias