El maquinista del Alvia, único imputado por el accidente de Angrois

Alvia
Francisco José Garzón Amo, minutos después del accidente.

El juez Andrés Lago ha dado por concluida la instrucción abierta tras el accidente de un tren Alvia, registrado en Compostela el 24 de julio de 2013, y el único imputado es el maquinista Francisco José Garzón Amo por un presunto delito de homicidio motivado por una imprudencia grave profesional.

En concreto, se especifican 80 delitos de homicidio, los correspondientes a las muertes, y 144 de lesiones, y la resolución dictada sitúa como causa el exceso de velocidad, independientemente de que la seguridad pudiese ser mejor, algo que no se considera objeto de depuración en el ámbito penal.

El auto, no obstante, hace constar que "es evidente, y no vamos a decir ahora lo contrario, que la seguridad de la vía podía ser mejor. Es evidente también que de hallarse activo el sistema ERTMS las posibilidades de que el siniestro se produjese eran inferiores al tratarse de un sistema de seguridad más perfeccionado".

Sobre los sistemas de seguridad, el instructor sigue el criterio de la Audiencia Provincial de A Coruña, que ha sostenido que no existe disposición legal o normativa alguna que obligue a que el tren en cuestión, y la propia infraestructura viaria en particular, estuviese dotada el día del accidente del sistema ERTMS.

Es por ello que el juez sostiene que las diligencias practicadas permiten concluir que la causa "directa, inmediata y que decididamente ha desencadenado el desgraciado accidente" que tuvo lugar el pasado 24 de julio de 2013, víspera del Día de Galicia, fue el exceso de velocidad.

Lo último en Sociedad