May sólo se arriesgará a una tercera votación si sabe que tendrá éxito

brexit
Theresa May, primera ministra del Reino Unido. (Foto: AFP)

El Gobierno británico solo llevará al Parlamento por tercera vez el acuerdo sobre el Brexit de la primera ministra, Theresa May, si hay opciones de articular una mayoría que dé su visto bueno, según ha asegurado este lunes su portavoz, aunque el líder del Partido Unionista Democrático (DUP) ya le ha advertido de que nada ha cambiado.

"Solo volveremos a votar si creemos que podemos estar en una posición para ganar", ha explicado el portavoz, que no obstante ha rechazado aventurar qué día de la semana podría tener lugar la votación.

El portavoz ha afirmado que los ministros no han discutido el futuro de Theresa May durante la reunión del gabinete de este lunes. Algunos diputados conservadores han planteado la dimisión de la primera ministra como condición para dar su apoyo al plan de Brexit.

Además de entre sus compañeros ‘tories’, Theresa May deberá buscar más apoyos en otra bancada. El DUP de Irlanda del Norte, que sostiene al Gobierno en el Parlamento, ha trasladado a la primera ministra que su negativa no ha cambiado, según ha explicado este lunes un portavoz.

May ha mantenido una conversación telefónica con la líder del DUP, Arlene Foster, para sondear las posibilidades de un voto positivo sobre su plan de Brexit y le ha preguntado sus condiciones para cambiar de opinión.

El portavoz del DUP ha adelantado que el consejo de Foster a May ha ido en la línea de la posición expresada por su segundo, Nigel Dodds, que recalcó el viernes que la actuación de Theresa May en la cumbre de la UE había sido un fallo "decepcionante e inexcusable".

Mientras, los socios europeos de Theresa May siguen esperando la luz verde de Londres. El ministro de Exteriores alemán, Heiko Maas, ha afirmado este lunes que todavía confía en que la mayoría de diputados apoyarán el acuerdo con la UE para lograr un Brexit ordenado.

En declaraciones a la televisión N-tv ha advertido de que un Brexit sin acuerdo crearía "problemas que nadie desea".

Lo último en Internacional