Comida

Cómo saber si una seta es comestible o venenosa a simple vista

Saber si una seta es comestible o venenosa es una de las primeras tareas que debemos hacer antes de poner rumbo al bosque.

Cómo saber si una seta es comestible o venenosa a simple vista
Pasos para saber si una seta es comestible o venenosa a simple vista

Saber si una seta es comestible o venenosa es una de las primeras tareas que debemos hacer antes de poner rumbo al bosque. Unas pequeñas nociones nos ayudarán a ver más allá de lo evidente, las ansías de llenar la cesta de mimbre y el desconocimiento del medio, nos pueden jugar una mala pasada. Es importante que tengamos en cuenta la importancia de conocer esas setas venenosas para evitar males mayores. Una intoxicación alimentaria puede ser terrible, la información es poder y en el mundo de las setas es básico. Prepara las botas y la cesta, toma nota de cómo saber si una seta es comestible o venenosa a simple vista.

Pasos para saber si una seta es comestible o venenosa a simple vista

La naturaleza es sabia y con las setas debemos tener mucho cuidado. No estamos acostumbrados a ir por el bosque, aunque de él podemos aprender mucho. Al igual que el resto de los seres que lo habitan, hay unos indicadores que no podemos dejar escapar y nos servirán para determinar si una seta es comestible o venenosa a simple vista.

Mira la parte donde se depositan las esporas de la seta. Toda seta está formada por el troncho y el sombrero, debajo del sombrero está la zona en donde se depositan las esporas. Es la parte que más protegida está de la seta. Pueden ser de 4 tipos: láminas, tubos separables, pliegues y aguijones. Si al romper esta parte parece una tiza, tiene una textura consistente es porque su sabor será picante y estará marcado por el veneno.

El color de las esporas es importante. Hay cuatro tipos de colores básicos de estos elementos:  blanco, pardo, rosa y negro. La propia naturaleza nos indica si hay o no peligro. Miramos cómo están colocadas y si se rompen con facilidad. Si el pie es como si fuera desmontable o no puede indicar peligro que antes que nada es importante tener en cuenta. Especialmente si nunca hemos visto esta seta.

No recojas una seta que no has visto nunca. Las setas más comunes son las que menos peligro conllevan. Si las hemos visto en un plato es poco probable que nos hagan daño, es indispensable tener claro que vamos a pasarlo bien y no ha hacer un estudio de botánica. Si no hemos viso esa seta, podemos consultar con especialistas, hay App que estarán preparadas para resolver cualquier duda.

En la era de las nuevas tecnologías antes de recoger la seta es mejor asegurarse. Si tenemos dudas la dejamos en su sitio. Cargarla a la cesta puede significar que las esporas llegan a las demás setas. Las dejaremos a un lado o no las cogeremos, jamás deben mezclarse. Recoger setas es casi un arte y un pequeño placer del que podemos disfrutar libremente.

En un año lleno de restricciones, respirar aire puro en medio de un bosque es una experiencia maravillosa, si, además, nos entrega gran parte de sus frutos mucho mejor. Salteadas con ajo, con tomate o simplemente asadas con un chorrito de aceite de oliva, las setas son un ingrediente de temporada maravilloso.

Lo último en How To

Últimas noticias