Vehículos

Cómo limpiar el salpicadero del coche

Lmpiar el salpicadero del coche
Pasos para limpiar el salpicadero del coche

Limpiar el salpicadero del coche es una tarea que debemos hacer de forma regular para evitar la acumulación de gérmenes y polvo. Con estos sencillos pasos conseguirás unos resultados increíbles.

El salpicadero del coche es una de las piezas que más sufre todo tipo de agresiones. El desgaste y la acumulación de suciedad de este elemento puede ser más o menos recurrente. Llevar las ventanillas del vehículo bajadas es una manera de ensuciar el interior con el polvo y las impurezas que puedan asaltarle, poner los pies encima o fumar, son algunos de los elementos que pueden ensombrecer esta parte del coche. Vamos a disponer de unas herramientas clave y de un poco de esfuerzo para conseguir limpiar el salpicadero del coche de la mejor manera posible, siguiendo estos pasos.

Materiales para limpiar el salpicadero del coche

  • Bayeta de microfibras
  • Agua
  • Amoniaco
  • Jabón

Pasos para limpiar el salpicadero del coche

  1. El salpicadero del coche incluye una serie de elementos que pueden necesitar una atención especial. Son los que más tocamos con las manos y, por lo tanto, los más expuestos a todo tipo de gérmenes. Es importante lavar de forma regular cada una de estas partes para poder evitar determinadas enfermedades.
  2. El volante es una zona a tratar con especial interés si lo que deseamos es hacer menos recurrentes algunas infecciones y mantener una higiene correcta del vehículo. Será el último de los pasos que daremos para poder eliminar la suciedad del coche de forma eficaz.
  3. Seguimos limpiando con un aspirador la zona del salpicadero, de esta manera desaparecen algunas impurezas que pueden haberse generado. A medida que vaya quedando libre de polvo estaremos eliminado el primer de los problemas de esta parte del vehículo.Cómo limpiar el salpicadero del coche
  4. Vamos a preparar el limpiador que utilizaremos para conseguir los mejores resultados posibles. Mezclamos agua con amoniaco y jabón. Las partes deben ser proporcionales y la cantidad de agua destacable para diluir el resto de los ingredientes. Con esta mezcla y una bayeta de microfibras que no deje restos empezaremos a limpiar a fondo del salpicadero.
  5. Si hay alguna mancha de suciedad la quitamos primero con un poco de papel de cocina para después limpiar con la bayeta. La última parte a tratar será el volante, la que más gérmenes acumula. Limpiaremos bien antes de dar por finalizada la tarea.
  6. Retiramos el cenicero si disponemos de él, lo vaciamos y si es necesario colocamos un ambientador antitabaco para eliminar los malos olores.

Conseguiremos disponer de un coche limpio y reluciente con todo lo necesario para poder mantener la correcta higiene de esa zona en la que pasamos gran parte de nuestro tiempo. Atrévete a cambiar por completo el aspecto del salpicadero del coche, estará como el primer día.

Últimas noticias