Cañas por España

Vox reúne a más de 500 jóvenes en su fiesta previa al 26-M

Las juventudes de Vox han celebrado una nueva edición de su fiesta conocida como ‘Cañas por España’, en esta ocasión, en la sala Panda de Madrid. Contaron como invitados con la presencia de los candidatos a la Comunidad de Madrid, Rocío Monasterio y al Ayuntamiento de Madrid, Javier Ortega Smith. OKDIARIO acudió al lugar para conocer cómo se ha desarrollado la celebración tras la polémica causada en la anterior.

Más de 500 jóvenes han copado la sala y han celebrado una fiesta muy similar a la que ya hicieron el pasado mes de marzo en el Teatro Barceló.

Monasterio y Smith han acudido al lugar tiempo después de que la fiesta hubiese comenzado y han sido recibidos en olor de multitudes por los presentes.

Iván Espinosa de los Monteros y Bertrand Ndongo fueron, en primer lugar, los encargados de caldear el ambiente, con sentidas intervenciones que activaron a todos los presentes. Aplaudidos por el público, dieron ya paso al estrado a Javier Ortega Smith, alcaldable en la capital de España.

Ortega Smith remarcó que "detrás del amor a España está el servirla con eficacia. No nos sirven los que agitan la bandera pero no son capaces de cumplir con sus obligaciones en el estudio, en su casa o con su pareja". El candidato subrayó que "no queremos una España de vagos e inútiles, ni una España que mira hacia el otro lado".

Relató una historia que ha conocido en las últimas fechas, la de "un chico que hace algunos días iba a un acto de Vox y sufrió un accidente de moto. Para complicar la situación, su mujer está embarazada de siete meses". Explicó, con emoción, que "en un momento despertó, porque se encontrava en la UVI, y lo primero que dijo fue: ‘acuérdate de recordarme que el día 26 soy apoderado de Vox".

Rocío Monasterio agradeció a los presentes que "si ahora se puede hablar con orgullo de España, sin que sea un problema que nos llamen fachas, es gracias a vosotros".

La propia candidata a la Comunidad de Madrid y Espinosa de los Monteros hicieron de pincha-discos tras las intervenciones, siendo protagonistas de una sesión musical que comenzó con el himno de España.

Polémica en la anterior

La celebración de un acto de VOX con la presencia del presidente de la formación, Santiago Abascal, en el Teatro Barceló de Madrid, provocó que el colectivo LGTBi generase una campaña de boicot contra el local en el que generalmente se celebra una fiesta de ambiente que se programa una vez al mes, la Tanga.

A través de las redes sociales, varios usuarios influyentes entre este colectivo, reprocharon a la dirección del local que permitiese la celebración de este acto, al que acudieron más de 700 jóvenes.

Finalmente, la presión surtió efecto y el Teatro Barceló lanzó un comunicado en el que aseguraba lamentar “profundamente que el colectivo se hubiese sentido ofendido y aseguró que no volvería a trabajar con"empresas u organizaciones que atenten contra los derechos de las personas".

Lo último en España