Pactos postelectorales

Vox renuncia a todas las concejalías y cargos ofrecidos por el PP en el Ayuntamiento de Madrid

Vox no quiere seguir en una negociaciones en las que el veto de C’s les ha “denigrado y despreciado”. Y no solamente no lo hará, sino que, además, como muestra evidente del rechazo a ese desprecio, Vox renuncia a todos los cargos ofrecidos hasta el momento por el PP como parte del pacto de respaldo a la investidura de José Luis Martínez-Almeida.

Cambio de tercio total. Vox ya no quiere seguir en una negociación de cargos donde se les ha situado en un segundo nivel, por debajo de un partido, Ciudadanos, que no ha dejado de vetar a la formación de Santiago Abascal y de insultar a Vox negándose a compartir cualquier cargo de Gobierno.

La decisión supone la renuncia de Vox a 3 concejalías de distrito, a 2 concejalías delegadas y a la Presidencia del Club de Campo. Se trata de los cargos ofrecidos por el PP hasta el momento en las negociaciones con Vox.

Vox deja claro, de este modo, que su partido no ha llegado a la política para repartirse poder, sino para implantar un determinado tipo de política, “unos principios y un programa”. Por ello, afirman, se peleaban esos cargos, para garantizar la consecución de una políticas “necesarias por el bien de España y para evitar la gobernabilidad de la izquierda”. Por eso mismo, ahora Vox toma la decisión de abandonar estas negociaciones y buscar otra fórmula. Porque no quieren quedar atrapados en unos Ejecutivos donde no se sienten respetados.

Todo parte de la decisión del Comité de Dirección de Vox adoptada en su reunión de ayer para analizar las negociaciones con el PP. Una cita de la que salió una conclusión rotunda: “Se ha incumplido lo pactado. Las negociaciones no pueden continuar de la misma forma”.

Por eso el partido de Santiago Abascal ha querido hacer público su desencuentro con los ‘populares’ y Ciudadanos partiendo de una base: “Consideramos que se ha incumplido lo hablado y hemos llegado al hartazgo con el PP y con Ciudadanos”.

Hay que recordar que Vox ha reclamado en diversas ocasiones su presencia en la Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Madrid y que, pese al documento firmado con el PP, el veto de Ciudadanos a juntarse con ellos en organismos de Gobierno, ha llevado a la negativa sistemática a conceder una concejalía de área a los hombres de Santiago Abascal.

El camino de Vox se prepara, de este modo, para entrelazar dos objetivos. El primero, el de no aceptar unas negociaciones en las que se les “ha marginado y despreciado”. El segundo, el de que, como ya han adelantado en distintas ocasiones, ellos firmaron los documentos con el equipo negociador del PP partiendo de una base: la necesidad de expulsar los Gobiernos de izquierdas de las distintas localidades españolas.

Lo último en España