Vox da por "rota" la negociación con Isabel Díaz Ayuso: “Así no podemos seguir”

El Comité de Dirección de Vox se reunió este lunes para analizar las negociaciones con el PP. Y la conclusión es rotunda: “Se ha incumplido lo pactado. Las negociaciones no pueden continuar de la misma forma”. El partido de Santiago Abascal quiere hacer público su desencuentro con los populares y deberá tomar una decisión a partir de ahora partiendo de una base: “Consideramos que se ha incumplido lo hablado y hemos llegado al hartazgo con el PP y con Ciudadanos”. Vox da por rota la negociación para la investidura de Isabel Díaz Ayuso como presidenta de la Comunidad de Madrid.

Hay que recordar que Vox ha reclamado en diversas ocasiones su presencia en la Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Madrid y que, pese al documento firmado con el PP, el veto de Ciudadanos a juntarse con ellos en organismos de Gobierno, ha llevado a la negativa sistemática a conceder una concejalía de área a los hombres de Abascal.

El camino de Vox se prepara, de este modo, para entrelazar dos objetivos. El primero, el de no aceptar unas negociaciones en las que se les “ha marginado y despreciado”. El segundo, el de que, como ya han adelantado en distintas ocasiones, ellos firmaron los documentos con el equipo negociador del PP partiendo de una base: la necesidad de expulsar los Gobiernos de izquierdas de las distintas localidades españolas.

Los hombres de Abascal no tardarán en mostrar en público esta postura y en revelar su nuevo movimiento. Porque “existe una profunda indignación por la postura de Ciudadanos, que ha aceptado las presiones de Francia para marginar y crear un cordón sanitario contra Vox; y también por el silencio mantenido por el PP frente a este asunto”, señala una fuente del partido.

A Vox se le ha agotado la paciencia

“Todo lo ocurrido ha terminado con la paciencia de Vox”, aclara la misma fuente. Vox no quiere seguir ya en una negociación en la que considera que Ciudadanos se ha comportado con ellos de una manera indigna. Y en la que considera que el PP no ha respetado sus compromisos ni ha estado a la altura porque ha consentido los desplantes y desprecios continuos de la formación naranja hacia Vox e, incluso, ha callado ante lo que consideran una injerencia impresentable de un Estado extranjero en las decisiones políticas españolas.

Para los de Vox, resulta inadmisible que la constitución de unos Gobiernos locales y autonómicos se haya basado en el incumplimiento y el abuso sistemático del derecho de su partido a recibir el mismo trato que las otras dos formaciones implicadas en el proyecto de expulsión de la izquierda de las distintas localidades españolas. Y, en consecuencia, consideran que las actuales negociaciones no pueden continuar de esa manera.

La investidura de José Luis Martínez-Almeida como alcalde de Madrid ya ha sido votada y una marcha atrás se ve como algo impensable. El modelo andaluz, con un Vox fuera del Gobierno y controlando los Presupuestos tampoco parece puesto en duda, máxime cuando acaba de recibir los votos favorables de los de Vox en el Parlamento andaluz. Pero la decisión definitiva del camino a tomar a partir de ahora deberá adoptarse antes de la siguiente investidura clave: la de la popular Isabel Díaz Ayuso en la Comunidad de Madrid.

Y todo ello partiendo de la base de los propósitos mostrados por Vox en los documentos firmados. Unos documentos a los que ha tenido acceso OKDIARIO y en los que se prometía la creación de un modelo de “gobierno de coalición” por medio de una “alianza entre PP, Ciudadanos y Vox” para impedir la gobernabilidad de la izquierda en las distintas localidades españolas. Y en Vox insisten en que son ellos los únicos que han cumplido lo pactado.

Lo último en España