Caso Tándem

El socio de Villarejo reconoce los negocios con el BBVA pero se desmarca del espionaje

Villarejo y el BBVA.
BBVA-Villarejo-interior

El socio de Villarejo, Rafael Redondo, ha declarado ante el juez Manuel García-Castellón que conocía los negocios del comisario con el BBVA. Sin embargo, ha asegurado que no estaba relacionado con los encargos de la entidad a la empresa Cenyt.

El abogado y socio del comisario José Manuel Villarejo, Rafael Redondo, ha declarado ante el juez de la Audiencia Nacional Manuel García-Castellón que era conocedor de los negocios llevados a cabo entre la empresa Cenyt y el BBVA. La entidad bancaria contrató a la empresa de Villarejo para llevar a cabo presuntamente una labor de espionaje que impidiera la entrada del grupo Sacyr al consejo de administración de la entidad financiera.

Fuentes jurídicas confirman a OKDIARIO que el socio del comisario Villarejo ha reconocido "los encargos realizados por parte de la entidad" pero se ha desmarcado del espionaje asegurando "que él no tenía nada que ver". En la pieza separada número 9 del ‘caso Tándem’ -más conocido como ‘caso Villarejo’ – se investiga el encargo que el BBVA realizó a la empresa del comisario y que consistía – presuntamente – en buscar "aspectos negativos" de los principales responsables de la operación que pretendía la entrada de la constructora en la entidad financiera.

Apoderado en Cenyt

La empresa de Villarejo llevó a cabo un trabajo de seguimiento y rastreo de llamadas telefónicas del denominado "Grupo Hostil", donde los principales investigados fueron el presidente de la constructora, Luis del Rivero; el consejero Juan Abelló; y el jefe de la Oficina Económica de José Luis Rodríguez Zapatero, Miguel Sebastián.

Rafael Redondo niega estar relacionado con esta trama de espionaje. Sin embargo, el socio de Villarejo ocupa cargos orgánicos en gran parte de las empresas controladas por el comisario. Concretamente, en la empresa Club Exclusivo de Negocios y Transacciones SL (Cenyt) aparece como apoderado desde el año 2004. En noviembre de ese año Sacyr puso en marcha una operación mediante la cual pretendía adquirir una participación de hasta el 5% del BBVA. Además, contaría con el apoyo de otros socios que le otorgarían una gran representación en el consejo de administración.

BBVA reconoce el contrato

El juez de la Audiencia Nacional también ha citado a declarar en el marco de esta pieza separada a ocho ex directivos del BBVA relacionados con la ‘Operación Trampa’ -nombre con el que se conoce al operativo llevado a cabo para frustrar la operación empresarial de Sacyr-.

García-Castellón citó al ex jefe de seguridad del banco BBVA y ex comisario general de Policía Judicial, Julio Corrochano; a la persona que le sustituyó en el cargo, Inés Díaz Ochagavia; al ex consejero delegado de BBVA, Ángel Cano; al jefe de grupo en el equipo de Seguridad del banco, Nazario Campo Campuzano; al director de Red Banca Comercial en la entidad, Ignacio Pérez Caballero; al que fuera jefe de Riesgos para España y Portugal y después responsable de BBVA Real Estate, Antonio Béjar González; al miembro hasta 2018 del Comité de Dirección de la entidad financiera, Ricardo Gómez Barredo; y al director de Finanzas, Javier Malagón Navas, que sigue vinculado al banco.

Antonio Béjar ha respondido a las preguntas formuladas por su abogado y ha reconocido que el BBVA contrató a la empresa Cenyt entre los años 2010 y 2013, pero sólo para "localizar a clientes morosos".

Lo último en España

Últimas noticias

. . . . . . . . .