Ministerio de Sanidad

Sanidad financia unas guías para enseñar a consumir droga: «Empieza por una dosis de prueba»

Sanidad drogas
La ministra de Sanidad, Carolina Darias.

El Ministerio de Sanidad financia una colección de guías en las que se ofrecen consejos para consumir drogas «de forma segura». Los materiales están disponibles a través del propio portal web del Ministerio, en concreto, en el apartado sobre chemsex, una práctica consistente en el consumo de drogas «vinculado a la cultura sexual gay» y que permite «largas sesiones de sexo que pueden prolongarse durante horas o incluso varios días», según describe Sanidad. En los folletos se enseña, por ejemplo, a consumir metanfetamina, una sustancia estimulante de gran poder adictivo con efectos muy potentes sobre el sistema nervioso, o nuevas sustancias psicoactivas.

«Comienza con una dosis de prueba para valorar su efecto y decidir sobre el ritmo de uso que vas a tener en la sesión», aconseja Sanidad en el folleto Metanfetamina fumada: ¡Infórmate y reduce riesgos! La guía ha sido elaborada por el Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt-VIH), una asociación sin ánimo de lucro financiada por la Delegación del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas, el Plan Nacional sobre el Sida del Ministerio de Sanidad y la Subdirección General de Drogodependencias de la Agencia de Salud Pública de Cataluña.

En el material se informa de las bondades de esta sustancia, que «tiene efectos estimulantes, de activación y genera una placentera sensación de bienestar a dosis bajas u ocasionales», entre otros. Se avisa que «en algunas personas pueden aparecer comportamientos impulsivos, compulsivos o agresivos» y «tras varios días sin dormir, pueden aparecer pensamientos paranoides y alucinaciones». «Incluso ideas suicidas».

Aun así, se ofrecen de forma detallada las «pautas para minimizar los riesgos» asociados al consumo de metanfetamina fumada, como «no fumar solo», «hacerlo en un lugar seguro y con gente conocida», «utilizar tu propia pipa» o «evitar mezclar con otras sustancias», pues puede «llevar a una sobredosis y a consecuencias fatales».

También se explica de manera pormenorizada el proceso de consumo: «Tras cargar la pipa con la metanfetamina, aproxima la fuente de calor (mechero o soplete) a la parte inferior del globo de la pipa, pero sin que la toque», «el uso de sopletes o mecheros de gran calibre puede dar lugar a accidentes graves», «mueve la llama en forma de círculos o la pipa ligeramente para evitar que la sustancia se queme y adquiera una tonalidad marrón», «cuando empiece a aparecer el humo, continúa aplicando calor a la pipa, inhala lentamente y exhala inmediatamente», «mantener el humo dentro no aumentará el subidón, pero sí puede provocar quemaduras en los pulmones». Se recomienda «beber agua o zumos para mantenerse hidratado y evitar grietas o ampollas en los labios», «masticar chicle para evitar que aprietes la mandíbula» y «una correcta higiene bucal (cepillado, uso de colutorio) para evitar el deterioro de las encías y los dientes asociado al uso de la metanfetamina».

«Si los efectos que sientes no son los deseados (demasiada estimulación, dolor en el pecho, dificultad para respirar, taquicardia o confusión) deja de consumir inmediatamente para evitar males mayores», se dice también.

Otro folleto está destinado a las «nuevas sustancias psicoactivas», «con efectos similares a las drogas ilegales» y cuya «posesión y consumo no son sancionables». La guía describe que provocan un «estado de empatía que facilita las relaciones interpersonales, alucinógeno y sedante».

El documento aconseja informarse bien antes de la compra para evitar «estafas», desconfiando de «los productos extremadamente baratos».

«Si es la primera vez que la consumes o la sustancia no está analizada, conviene realizar una prueba a dosis muy bajas (entre 3 y 5 miligramos). Esta dosis debe permitir detectar los efectos y la potencia de la sustancia sin que ello entrañe riesgos de sobredosis», se recomienda. También se advierte que «la vía esnifada entraña mayores riesgos que la vía oral, por lo que se recomienda usar esta última vía de administración».

«Si es la primera vez que se consume la sustancia, se recomienda hacerlo en entornos de confianza y conocidos y, si es posible, con personas que conozcan los efectos de la sustancia. Además, se recomienda mantener una buena hidratación con agua y bebidas no alcohólicas», se puede leer en esta guía.

Chemsex

En otra guía -Slamming: guía para la reducción de daños asociados al uso de drogas inyectables en las sesiones de sexo- se aborda específicamente el fenómeno del chemsex. Una práctica que ha adquirido actualidad en los últimos días por su vinculación con los brotes de viruela del mono.

Como reveló OKDIARIO, esta guía ofrece también las recomendaciones para consumir estas sustancias: «Es importante prestar mucha atención para evitar inyectarse en las arterias y los capilares», «el único tipo de vaso sanguíneo donde es adecuado inyectarse es la vena», «hidrata tu cuerpo, las venas serán más grandes y visibles», «tómate tu tiempo y sé cuidadoso; asegúrate de que el espacio o habitación donde te vas a inyectar está limpio y ordenado -esto te ayudará a mantener tus instrumentos de inyección limpios y reducirás las posibilidades de confundir tus instrumentos con los de tus colegas-; dale tiempo a tus venas para que se recuperen; inyéctate, al menos, a un centímetro de distancia del último punto de inyección»…

 

Los autores incluyen un «descargo de responsabilidad», explicando que «va dirigida a personas mayores de 18 años» y que su objetivo es «abordar el consumo de drogas con fines sexuales desde una perspectiva de salud integral, bienestar y reducción de riesgos y daños».

Asimismo, se invita a los profesionales sanitarios a distribuir el material «sólo a aquellas personas a las que el contenido pueda resultarles útil para el manejo de la salud». Es decir, se espera una difusión limitada, especialmente enfocada al colectivo LGTBI. 

Lo último en España

Últimas noticias