Congreso del PSOE

Sánchez propondrá al PSOE un referéndum consultivo en Cataluña que pregunte por la independencia

"Con la desmovilización del independentismo, ahora es el momento de evidenciar con datos que no hay una mayoría por la secesión", argumentan en el entorno presidencial

Aragonès en el aniversario del golpe del 1-O: «Cataluña volverá a votar»

https://okdiario.com/espana/grupos-mossos-agentes-urbanos-rurales-catalanes-llaman-rebelion-culminar-independencia-7873671

Sánchez organismos
Pedro Sánchez y Pere Aragonés

Pedro Sánchez está dispuesto a dar un paso más en sus concesiones al independentismo catalán. El líder del PSOE defenderá en el congreso del partido aceptar que el referéndum consultivo, pero no vinculante, que la Constitución contempla en su artículo 92, pueda ser utilizado para pulsar la opinión de los catalanes sobre la independencia. En el entorno de Sánchez están convencidos de que «con la desmovilización del independentismo, ahora es el momento de evidenciar con datos que no hay una mayoría de catalanes dispuestos a votar la secesión». Este viernes, cuarto aniversario del 1-O, Pere Aragonès ha proclamado: «Cataluña volverá a votar».

Un tipo de consulta que sirva a ambas administraciones para conocer la opinión de los catalanes sobre el encaje político de esta comunidad en España es, en opinión de Moncloa, una solución que no compromete en exceso al PSOE y qué sería del agrado de ERC. Además, es una opción con encaje dentro de la Constitución que, al no ser vinculante, no compromete la unidad territorial y serviría para dar una salida a los dos años de margen que se han dado Gobierno y Govern en el marco de la mesa de negociación que pactaron para la investidura del líder socialista.

Sin mojarse demasiado, pero dando alas al separatismo en caso de que consigan una mayor movilización en esa votación, el presidente busca por ahí una salida que permita zanjar las heridas abiertas en la última década. «No hay muchas más acuerdos que puedan ser suscritos por las dos partes en el marco de la mesa», afirman fuentes del entorno presidencial. Entienden, además, que el referéndum consultivo ahondaría aún más la división dentro del independentismo por el tipo de votación. Cabe recordar que Junts per Catalunya, el partido de Carles Puigdemont, aboga por la vía unilateral, ya que para ellos el resultado del referéndum del 1 de octubre sigue teniendo validez.

En el entorno de Sánchez están convencidos de que «con la desmovilización del independentismo, ahora es el momento de evidenciar con datos que no hay una mayoría de catalanes dispuestos a votar la secesión». Un tipo de traje a medida, argumentan fuentes del PSC, que no requiere reformas constitucionales, pero que puede ser el paso previo a ello. Es lo que defenderá Sánchez en el congreso federal del PSOE que se celebrará en Valencia entre los días 15 y 17 de octubre, pese a que la ponencia marco no refleja con detalle la solución que el líder socialista tiene para resolver el problema con Cataluña más allá de entonar casi a diario los términos «diálogo y concordia».

Este tipo de referéndum consultivo, que por primera vez el Gobierno de coalición explora, sería una fórmula parecida a la que el 9 de noviembre de 2014 realizó el gobierno de Artur Mas. Con mero carácter consultivo, sin dar legalidad a la votación el que participaron 1,8 millones de catalanes, Mas realizó una doble pregunta. La primera: «¿Quiere que Cataluña sea un Estado?», con dos casillas, una para marcar el sí y otra, el no. La segunda: «En caso afirmativo, ¿Quiere que este Estado sea independiente?», y de nuevo dos casillas, la del sí y la del no. En esta ocasión, pese a que todo es muy embrionario, la pregunta no sería tan explícita y daría cabida también a una salida de encaje federal.

Antesala de la reforma constitucional

«La propuesta para resolver el conflicto catalán la recoge la Declaración de Granada», sostienen fuentes cercanas al presidente. Y esa solución, añaden, pasa por una reforma federal de la Constitución. Conscientes de que una reforma del Estatut no satisface las peticiones de sus socios de ERC, Sánchez se abre a permitir a finales de 2023 o principios de 2024 cual debe ser la relación de Cataluña con el Estado, defendiendo su partido el modelo federal. Una opción que también recibiría el apoyo de Podemos. A la oposición de PP, Vox y Ciudadanos, ante una votación constitucional, «no les quedaría otra que defender su postura de mantener el marco actual para movilizar a su electorado».

Y es que más allá de permitir la votación acogiéndose al artículo 92 de la Constitución que suscribe que «las decisiones políticas de especial trascendencia podrán ser sometidas a referéndum consultivo de todos los ciudadanos», si la foto fija refleja la voluntad de los catalanes de asumir más cuotas de autogobierno mediante un Estado federal el PSOE impulsará una reforma constitucional.

Por eso mismo, ante esa posibilidad, que abriría también el melón sobre el modelo del Estado y el papel de la monarquía, la dirección federal socialista ha negociado de forma intensa con las juventudes del partido que la enmienda que afecta al republicanismo sea lo más light posible. Para que llegado el caso, en una reforma de la Carta Magna, la formación que lidera Sánchez no se vea comprometida. Él, pese a lo que dicen sus estatutos, siempre ha defendido el actual modelo de Estado.

Lo último en España

Últimas noticias