Crisis del coronavirus

Sánchez pedía cenas de 6 personas porque «lo dice la ciencia» y ahora cede ante Ayuso para que sean 10

El Ministerio de Sanidad recula, una vez más, y se pliega a la exitosa estrategia de la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, para contener la propagación del coronavirus, en este caso con las reuniones navideñas.

El Ministerio de Salvador Illa se ha abierto a aumentar de seis a diez el número máximo de personas que podrán estar en reuniones en las próximas fiestas navideñas, como había propuesto la Comunidad de Madrid. Además, también se permitirá a las comunidades ampliar el toque de queda hasta la 1.30 de la madrugada, otra de las medidas de Díaz Ayuso.

El Ministerio acaba aceptando así las iniciativas de la presidenta madrileña-que en otras ocasiones ya se han demostrado eficaces para doblegar la curva de contagios- pese a que, hace unos días, el propio Pedro Sánchez defendía sus limitaciones por estar avaladas, decía, en el consejo científico.

«No es un capricho»

Preguntado, el pasado 25 de noviembre, por la limitación a seis personas en los encuentros navideños, Sánchez respondía que «no es un número a capricho, es un número que los profesionales sanitarios, la Ciencia, nos ha dicho que es lo suficientemente riguroso y restrictivo como para que no explosione de nuevo la curva de contagio».

El socialista, en rueda de prensa tras la reunión con el primer ministro italiano Giuseppe Conte en la Cumbre Hispano-Italiana, celebrada en el Palacio de la Almudaina de Palma de Mallorca, enfatizó además los resultados del estado de alarma, impuesto por su Gobierno y que prevé una duración de seis meses. Sánchez destacó que, gracias a esta medida excepcional, los contagios se habían empezado «a frenar en nuestro país».

«Sigamos las recomendaciones de la Ciencia y de los profesionales sanitarios», prosiguió el jefe del Ejecutivo, que advirtió de que «entramos en unas fechas muy críticas» y señaló que el umbral marcado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para dar por controlada la pandemia es de 25 casos por cada 100.000 habitantes, en dos semanas.

«No bajemos los brazos, no bajemos la guardia, tenemos al virus entre nosotros, puede volver a subir si relajamos esas medidas restrictivas», avisó Sánchez.

El presidente socialista reclamó, además, tratar de «conciliar la necesaria demanda de reencuentros con nuestros familiares con la necesidad de seguir restringiendo las actividades para seguir frenando la curva de contagio y mantener a raya el virus».

Aquellas palabras de Sánchez llegaban antes de que el Consejo Interterritorial analizase ese día el borrador de Navidad propuesto por el Gobierno, en el que se limitaba el número máximo de personas en las reuniones a seis y se retrasa el toque de queda hasta las 1.00 horas.

Tras conocerse las medidas del Gobierno, varias comunidades presentaron sus alternativas, como el caso de la Comunidad de Madrid. En la región madrileña, el Ejecutivo de Isabel Díaz Ayuso planteó reuniones de diez personas los días 24, 25 y 31 de diciembre, así como el 1 y el 6 de enero. Además, proponía ampliar el toque de queda hasta las 1.30 horas.

En el caso de Cataluña, la Generalitat planteaba también reuniones de hasta diez personas, aunque manteniendo el toque de queda hasta las diez de la noche.

Nuevas medidas

La nueva estrategia del Gobierno, sin embargo, pasa ahora por aceptar las propuestas iniciales de Díaz Ayuso, en asuntos como el citado de las reuniones sociales navideñas.

El Ejecutivo recomienda además que las reuniones navideñas se produzcan entre «miembros que pertenezcan al mismo grupo de convivencia».

Asimismo, el texto de Sanidad plantea confinamientos perimetrales de todas las autonomías entre el 23 de diciembre de 2020 y el 6 de enero de 2021.

No obstante, los desplazamientos entre regiones estarán autorizados en dos casos: por motivos «adecuadamente justificados», como ocurría hasta ahora, o que se trate de «lugares de residencia habitual de familiares o allegados del desplazado, cumpliéndose en todo momento los límites a la permanencia de grupos de personas que sean aplicables».

Esta medida ha provocado el rechazo de la Comunidad de Madrid, que no contempla el cierre perimetral. 

Otro de los cambios afecta a los tradicionales eventos de estas fechas, como la carrera popular San Silvestre vallecana. Sanidad cambia de nuevo de criterio y decide ahora que no se celebren. En su lugar, recomiendan «modalidades de participación virtual».

También se pide a quienes regresen a casa por estas fechas que hagan una especie de cuarentena, limitando «las interacciones sociales» y extremando «las medidas de prevención los 10 días antes» del viaje previsto. Además, cuando estén en casa se pide que «respeten su burbuja de convivencia».

Sanidad, tras recular en varias de sus propuestas, dice además que las medidas deben ser «claras» y que es preciso «establecer un marco común» que llegue a los ciudadanos de la forma «más anticipada posible» para que puedan organizarse.

Lo último en España

Últimas noticias