El PP endurece su postura: «No apoyaremos un Presupuesto que venga de un Gobierno con comunistas»

Ha planteado a Sánchez hablar de las cuentas si se cumplen unos requisitos, como romper con los independentistas

Respaldará al Gobierno cuando España quede abocada a pedir ayuda a Europa, pero lo hará ante la UE y para lograr un buen rescate

pablo Casado
Pablo Casado, en el Congreso.

La postura se ha endurecido. Y la posición de partida del PP en la negociación de Presupuestos no será fácil de sortear por Pedro Sánchez. Las conversaciones mantenidas en el seno del PP y que cuentan con el beneplácito directo de Pablo Casado señalan literalmente que «el PP no apoyará ningún Presupuesto que venga de un Gobierno con comunistas».

A nadie se le escapa que la condición es tan dura que difícilmente deja abierta una puerta a la negociación. Pero tampoco nadie podrá sorprenderse de que el PP no esté dispuesto a respaldar unas cuentas públicas que lleven la firma de Podemos, las pautas de la formación morada y el descrédito económico del partido de Pablo Iglesias.

En primer lugar, porque España camina hacia una de las peores recesiones que nadie recuerda tras dos años de inacción reformista y un lamentable abandono a las empresas durante el coronavirus: y ello supone que respaldar la política económica de Sánchez e Iglesias sería un suicidio político.

Dos, porque el santo y seña de la política del PP incluye la gestión económica y transigir con los postulados económicos de los comunistas implicaría dispararse un enorme y certero tiro en el pie.

Y tres, porque Pedro Sánchez sólo podrá librarse de las exigencias económicas y tributarias de Pablo Iglesias fraccionando su Gobierno: Iglesias no renunciará a lo que también es el eje de su programa. Con lo que, en caso de que el presidente se viese libre de esas ataduras, la condición impuesta por Casado se habría cumplido. Porque ya no habría un Gobierno con comunistas.

Que Sánchez no les llame

Por todo ello, desde las filas populares comienzan esta negociación de los Presupuestos desde el convencimiento de que, lo mejor que les puede ocurrir, es que Sánchez ni insista en negociar con ellos, porque el punto de encuentro entre el PP y quienes quieren subir los impuestos, disparar el gasto público y eludir los controles del déficit en Bruselas, es básicamente nulo.

Es más, desde las filas del PP cuentan con que el desastre originado por Sánchez e Iglesias hasta el momento –y el que pueda venir con las medidas del PSOE y Podemos– aboque a España a tener que pedir ayuda a Europa, tal y como ocurrió ya con José Luis Rodríguez Zapatero. Ese será el momento en el que el PP respalde a España, pero ante la UE y para lograr un buen rescate: no previamente y para disparar los impuestos y el gasto público bajo exigencia de un Presupuesto presentado por Sánchez, pero impuesto por Iglesias.

El líder del PP, Pablo Casado, dejó claro ya hace días a la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, que su partido estaría dispuesto a sentarse a hablar de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) pero con “condiciones” como parar la mesa de diálogo entre el Gobierno de España y el Govern catalán.

Agenda económica comunista

Esa mesa está igualmente respaldada por Podemos. Y ahora, además, el PP suma su rechazo a una agenda económica comunista.

Ya en aquel momento, Calvo criticó la actitud del Partido Popular por no prestarse a apoyar unas cuentas públicas, lo que sería «algo muy bueno para España», según ella. «Ojalá todos entendieran que nuestro país necesita unos Presupuestos», añadió.

La vicepresidenta afirmó en aquel momento que no podía garantizar la presentación de un proyecto de Presupuestos para 2020 porque el Ejecutivo aún no tiene asegurados los apoyos necesarios para sacarlos adelante. La presentación de las cuentas públicas depende en la actualidad de que ERC se comprometa a apoyarlas. Eso nunca sería un buen comienzo para cualquier acercamiento hacia el PP.

Pablo Casado, así, ya en los últimos meses ha planteado varias veces a Pedro Sánchez hablar de los Presupuestos si se cumple una serie de requisitos, como romper con los independentistas.

Pablo Casado sostiene que su partido está abierto a «cualquier colaboración» y que «siempre» que Sánchez le ha llamado a alguna reunión, ha acudido. A su entender, sería «bueno» que el Gobierno buscase el apoyo del PP para no depender de «los independentistas y la extrema izquierda». Pero con ellos en el Gobierno del PSOE, las posibles negociaciones con el PP se truncan.

Eso sí, Pablo Casado dejó claro este sábado, durante un mitin en la plaza de toros de Pontevedra, que el PP «apoya a España en la UE», después de que PSOE y Podemos dijeran públicamente que los populares iban «contra» los intereses españoles.

El presidente del Partido Popular, además, reivindicó a su formación como «un partido de Estado», que «ha estado a la altura de las circunstancias» durante la pandemia, recordando, asimismo, que es el PP del «milagro económico».

Lo último en España

Últimas noticias