La Policía tuvo que vigilar la protesta independentista de Tarragona ante la ausencia de los Mossos

Tarragona
Policía Nacional en Tarragona

El pasado domingo Tarragona vivió un nuevo episodio de manifestaciones independentistas. Pese a la petición a los Mossos D’Esquadra por parte de Fiscalía de actuar contra el referéndum ilegal y hacer cumplir la ley, el cuerpo catalán no se presentó en la concentración que tuvo lugar en la Plaça de la Font.

mossos

Ante la pasividad de los Mossos, la Policía Nacional acudió para controlar la protesta. El cuerpo policial se situó estratégicamente protegiendo los edificios de Hacienda y de la Seguridad Social por posibles altercados.

Un centenar de personas se concentraron para defender el 1-O sin nadie que se lo impidiese. Tarragona fue testigo hace menos de una semana del acto de apertura de campaña protagonizado por el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont. Este acto, al que acudieron más de 8.000 personas tampoco produjo intervención policial de ningún tipo.

Josep Ballesteros, alcalde de Tarragona y defensor de legalidad en Cataluña, es uno de los principales perjudicados por el clima de tensión ascendente que está sucediendo.

Su posicionamiento le ha ocasionado la continúa presión por parte de los independentistas que aprovechan para pedir su dimisión.

Ballesteros aseguró que la Generalitat “tiene más de 50 colegios de su propiedad” en la ciudad, por lo que criticó que el Govern de Carles Puigdemont hubiese apelado a los alcaldes para que cedan locales en los que votar el 1 de octubre. “Ese pase de pelota que nos ha puesto en el tejado de los alcaldes no tocaba”, lamentó.

Ballesteros no es el único alcade socialista que se ha manifestado públicamente en contra de la consulta. Alcaldes y concejales del PSC de más de 350 municipios de Cataluña lanzaron el pasado día 12 un manifiesto en contra del referéndum “ilegal” del 1 de octubre, advirtiendo de que no quieren “callarse ni esconderse” frente a las “presiones, amenazas e insultos”, y han acusado al Govern de estar “radicalizado".

Lo último en España