Podemos alentó la manifestación violenta de Barcelona: «Sin futuro no tenemos nada que perder»

Podemos convocaba a sus simpatizantes a manifestarse contra su propio Gobierno con argumentos para presionar al PSOE

Pablo iglesias judios
Pablo Iglesias, candidato a la Presidencia de la Comunidad de Madrid

Podemos ha sido uno de los partidos convocantes de la manifestación violenta que este sábado por la tarde ha provocado graves disturbios en Barcelona, donde los radicales han llegado a intentar acabar con la vida de dos agentes de la Guardia Urbana. Ocurrió este hecho sido cuando han incendiando una furgoneta de los antidisturbios, rociándola con liquido inflamable, a sabiendas de que en su interior había dos agentes que han podido salir in extremis. 

A través de un tuit, publicado este viernes, la federación catalana del partido que dirige el vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, movilizaba a sus simpatizantes y afiliados a acudir a la violenta protesta en la Ciudad Condal. La paradoja es que el lema principal de la marcha era «Hasta que caigan» y los destinatarios principales de ese mensaje ideado por la izquierda independentista era el Gobierno del que forman parte los podemitas junto al PSOE. Los morados, con cinco ministros, aseguran que «sin futuro no tenemos nada a perder» para justificar su presencia en la marcha.

Y es que, tal como se recoge en el tuit que publicó ayer Podemos, los de Iglesias llamaban a la movilización «hasta conseguir la regulación de los alquileres, el fin de los desahucios y la derogación de las leyes mordaza y la reforma laboral». Medidas que prácticamente dependen todas de ministerios en manos de sus socios del Partido Socialista y que, en algunos casos, no están por la labor. Es el caso de la derogación total de la reforma, que si bien depende de Yolanda Díaz, no cuenta con el apoyo de todo el Consejo de Ministros.

Fuentes del PSOE consultadas por este periódico, tras ver la publicación de ese mensaje, han preferido guardar silencio a los ataques de sus compañeros de gabinete con un «en fin». No es la primera ocasión que los podemitas salen a la palestra para cargar directamente con la parte socialista del Gobierno. El pasado lunes, sin embargo, Pedro Sánchez dio consignas claras de evitar los choques con los de Pablo Iglesias y «aguantar y resistir» a este tipo de actitudes desleales de sus socios.

La Ley de Vivienda es uno de los principales focos de tensión en estos momentos en el seno de la coalición por las diferencias que existen entre el ministro de Transportes, Agenda Urbana y Movilidad, José Luís Ábalos, responsable de las políticas de vivienda y el vicepresidente Pablo Iglesias. De hecho las posiciones alejadas entre ambos han provocado que el Gobierno incumpla su promesa de aprobar la ley, en Consejo de Ministros, este mes de febrero que está a punto de acabar.

Manifestación violenta

La de este sábado en Barcelona, a la que había convocado Podemos, es una de las manifestaciones más violentas que se han producido este año. Los radicales han aumentado su nivel de organización y profesionalización con la utilización de cócteles molotov y con objetivos muy dirigidos hacía los agentes del orden público que evitaban que se produjeran estos disturbios.

La alcaldesa de Barcelona, la podemita Ada Colau, ha tratado de condenar la actitud de los manifestantes aunque sin la contundencia que le reclaman los cuerpos policiales. La concejala ha lamentado que «la violencia y el vandalismo» no son tolerables en un derecho a la protesta que si lo es. Colau se ha limitado a dar su apoyo a los agentes que han padecido los ataques.

Lo último en España

Últimas noticias