El plan de moción de censura pone en alerta al PP de Castilla y León: «El PSOE no es de fiar»

elecciones Castilla y León
El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco.

El Partido Popular de Castilla y León se mantiene en alerta ante el plan del PSOE de presentar una nueva moción de censura en la región, como ha revelado OKDIARIO. Fuentes populares en esta comunidad advierten de que «es algo que ya ocurrió» -en alusión a la moción fracasada en marzo- y que «puede volver a ocurrir cuando el plazo reglamentario de las Cortes lo permita». Esto es, según el Estatuto de Autonomía, dentro de tres meses. En este contexto, desde el PP observan con atención los movimientos de los socialistas para derribar el Gobierno de Fernández Mañueco, conscientes de que «no son de fiar».

Como publica este periódico, ante las buenas expectativas electorales del presidente autonómico, el PSOE ya prepara un nuevo intento para tumbar la Junta en los próximos meses. Para ello, han empezado a tantear apoyos con la idea de que más diputados de Ciudadanos se sumen a la iniciativa. La moción de censura de marzo sólo fue apoyada por Podemos, con lo que el PSOE se vio incapaz de sumar los 41 votos necesarios. La moción -con aval directo de Pedro Sánchez- formaba parte de la fallida estrategia para derribar los gobiernos del PP iniciada en Murcia y se gestó para evitar que Mañueco adelantase elecciones, como había ocurrido en Madrid. La estrategia provocó justo el efecto contrario y desde entonces los populares se han visto impulsados en las encuestas.

A partir de marzo

El Estatuto de Autonomía de Castilla y León establece que «los firmantes de una moción de censura no podrán presentar otra mientras no transcurra un año desde la presentación de aquella, dentro de la misma legislatura». De esta forma, la fecha en rojo se sitúa en marzo. La anterior moción se registró el 10 de ese mes y se votó 12 días después.

La nueva tentativa de los socialistas se produce entre los rumores de adelanto electoral que planean desde hace meses.

En público, Mañueco insiste en que quiere agotar la legislatura. Este lunes, en el acto por el Día de la Constitución en el Congreso de los Diputados, no valoró el adelanto y se limitó a señalar que «en estos momentos» su «preocupación son las personas de Castilla y León» y «proteger» a la comunidad «de las políticas del sanchismo».

Desde el PP de Castilla y León suscriben que ese es realmente el deseo del presidente. Pero, al mismo tiempo, admiten que «para eso se necesita estabilidad en el Gobierno y en las Cortes». En ese escenario de adelanto, la convocatoria sería casi inminente, con la idea de que las elecciones tengan lugar en primavera. Mientras, el Ejecutivo trabaja en la aprobación de los Presupuestos, que se votarán el próximo 23 de diciembre.

Que el PSOE vuelva a presentar una moción de censura y que, esta vez sí, tenga números para sacarla adelante, es una preocupación cada vez más palpable. A eso se añade la tensión que siempre sobrevuela en las relaciones con los socios de Ciudadanos pese a que en el seno del Ejecutivo se haya destacado en infinidad de ocasiones la estabilidad de la coalición, más allá de las puntuales «diferencias» del día a día.

De convocarse ahora las elecciones, las encuestas apuntan a un crecimiento espectacular del PP de Mañueco, que sería la primera fuerza política a un paso de la mayoría absoluta. Un crecimiento que se produce sobre todo a costa de Ciudadanos, lastrados por la caída de este partido a nivel nacional.

Lo último en España

Últimas noticias