Sánchez torpedea el debate en Atresmedia: sólo acepta hacerlo en TVE el mismo día 23

Pedro Sánchez
Pedro Sánchez y Rosa María Mateo

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha decidido torpedear el debate de Atresmedia. El líder socialista sólo acepta debatir en TVE y el día 23, la misma fecha que había previsto la cadena privada para celebrar el gran debate. De esta manera obliga al resto de candidatos, que habían aceptado acudir a la pública, decantarse por uno u otro debate.

Sánchez ha expresado su "disponibilidad" a participar en un debate electoral pero sólo el martes 23 de abril, después de que este miércoles aceptara el debate "a cuatro" con los candidatos del PP, Unidas Podemos y Ciudadanos en RTVE, han informado fuentes del PSOE.

La pelota está ahora en el tejado del resto de candidatos. Tanto Casado como Rivera e Iglesias habían confirmado ya su presencia en el debate de Atresmedia. Sólo faltaba por confirmar la presencia del presidente del Gobierno, que en la tarde de este miércoles se ha descolgado con una oferta trampa.

En principio, el debate en RTVE estaba previsto para el lunes 22, pero la Corporación ha acordado dejar en manos de los cuatro candidatos la decisión de la fecha en la que se celebrará ese debate en la televisión pública.

En un comunicado, la Corporación recuerda que inicialmente este debate estaba contemplado para el próximo lunes pero reconoce que está abierta a poder hacerlo en fechas posteriores, "siempre que las diferentes formaciones invitadas lo consensúen entre ellas".

Esta propuesta de Sánchez y de RTVE choca con la oferta de Atresmedia, que mantiene su debate "a cuatro" para el martes 23 -el día en que Sánchez estaría disponible- y al que, según el grupo privado de comunicación, han confirmado su asistencia el candidato del PP, Pablo Casado; Unidas Podemos, Pablo Iglesias, y Ciudadanos, Albert Rivera.

Atresmedia modificó el formato de su debate, en el que inicialmente también iba a participar Vox, después de que la Junta Electoral Central lo suspendiera porque no respetaba los principios de neutralidad y equilibrio informativo, por dar cabida a un partido sin representación parlamentaria.

Lo último en España