Sánchez arremete contra Iglesias por airear sus conversaciones: “Hay que ser discreto”

Pedro Sánchez no quiere que se visualice ninguna fisura en el seno de su Ejecutivo. Hasta el punto de que preguntado por si se disculpó con Pablo Iglesias, como dijo su vicepresidente, por ocultarle la huída de Juan Carlos l, ha evitado responder directamente a ello. El presidente del Gobierno únicamente se ha limitado a decir que “la gracia está en la discreción, hay que ser discreto», en clara referencia a Pablo Iglesias.

Con tensiones evidentes y palpables entre los socios de la coalición e incluso entre miembros del mismo gabinete de ministros, que han puesto en riesgo la viabilidad del Ejecutivo, Sánchez destaca “la lealtad de Unidas Podemos en el Gobierno”. Una afirmación que lanza dos semanas después que, en plena reunión del Consejo de Ministros, fuentes polemistas se saltaran el secreto de este órgano para difundir la supuesta bronca de Iglesias a Isabel Celaá.

El presidente Pedro Sánchez considera que “para ser la primera experiencia de Gobierno que tienen, están cumpliendo con creces”. Una declaración en público que busca apaciguar los problemas que sobrevuelan la coalición constantemente. En privado, tanto en Moncloa como en Ferraz, recuerdan los múltiples errores de la ministra de Igualdad con la ley del ‘no es no’ que se tiene que repetir, la desaparición del ministro de Universidades en plena pandemia con los universitarios sin respuesta o las salidas de tono de Iglesias.

Hasta que no pase el trámite de aprobación de los Presupuestos Generales del Estado, que en pocos días iniciarán su trámite parlamentario, la consigna de Sánchez a su equipo es clara: no dar sensación de desunión dentro del Gobierno. Es el mismo mensaje que ha trasladado en múltiples ocasiones a la dirección federal del PSOE. Evidenciar aún más las diferencias que existen alejaría su reivindicación de “unidad” y de “arrimar el hombro”.

Aunque este sábado no ha hecho referencia a ello, sí que lo hizo hace unos días diciendo que “confío en cada uno y todos los miembros de mi Gobierno”, el mensaje en público es también el de que no va a a haber cambios en el Ejecutivo. Pero es solo el mensaje en público. Moncloa alardea que “hemos salido reforzados de la gestión de la pandemia”.

Sin embargo, en privado Sánchez trabaja en una remodelación que afectaría a entre cuatro y cinco ministros, entre ellos el de Universidades Manuel Castells. Lo hace desde el pasado mes de julio. La propuesta está ahí aunque sin fecha concreta. Todo apunta que será tras la aprobación de las cuentas. El presidente quiere un gabinete más cohesionado y ágil.

Lo último en España

Últimas noticias