Crisis del coronavirus

Sánchez despreció el plan anti-pandemias que incluyó Rajoy en la seguridad nacional

El Ejecutivo de Sánchez no avanzó en este programa de previsión de medidas frente a epidemias

Una dejación de funciones que cobra especial relevancia por su tardanza en reaccionar ante el coronavirus

Pedro Sánchez
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y su jefe de Gabinete, Iván Redondo. (Foto: Moncloa)

El Gobierno socialista de Pedro Sánchez desdeñó el plan anti-pandemias que el gabinete de Mariano Rajoy incluyó por primera vez en la Estrategia de Seguridad Nacional de 2017 y que no pudo seguir trazando debido al cambio de Gobierno en la Moncloa tras la moción de censura de junio de 2018. Una dejación de funciones que cobra especial relevancia viendo la tardanza con la que la Administración Sánchez reaccionó ante la actual crisis del coronavirus, que se cobra ya más de 34.000 muertes en España.

El Gobierno de Pedro Sánchez no avanzó en este programa de previsión de medidas de seguridad sanitaria frente a epidemias y sólo mejoró la Estrategia en 2019 en lo referente al ámbito aeroespacial, protección civil y ciberseguridad.

La todavía vigente Estrategia de Seguridad Nacional de 2017, aprobada por real decreto de 1 de diciembre de aquel año y sucesora de las de 2013 y 2011, estableció quince ámbitos de actuación, entre ellos algunos «novedosos y exigidos por el nuevo panorama de seguridad, como la preservación del medio ambiente con especial incidencia en la lucha contra el cambio climático, la seguridad frente a epidemias o pandemias y la seguridad del espacio aéreo y ultraterrestre».

En concreto, la Estrategia de Seguridad Nacional de 2017 proyectó un plan anti-pandemias que debía estar basando en las siguientes premisas: «Reducir la vulnerabilidad de la población a los riesgos infecciosos cuando es factible (por ejemplo, mediante la vacunación), la probabilidad de introducción de riesgos infecciosos (por ejemplo, mediante el control e inspección de mercancías en frontera), así como la probabilidad de transmisión interna de enfermedades (por ejemplo, mediante buenos programas de prevención y promoción de la salud o buenos sistemas de saneamiento) es fundamental para minimizar los riesgos y su posible impacto sobre la población».

Preparación

El programa anti-pandemias que el Gobierno de Pedro Sánchez no fue dotando de contenido tras llegar al poder añade que «sin embargo, dichos riesgos no se pueden eliminar por completo». «Es necesario, además de reducir la vulnerabilidad de la población, desarrollar planes de preparación y respuesta ante amenazas y desafíos sanitarios, tanto genéricos como específicos, con una aproximación multisectorial que asegure una buena coordinación de todas las administraciones implicadas tanto a nivel nacional como internacional», subraya el texto que aprobó el Ejecutivo de Rajoy con la vista puesta en ir ampliándolo y plasmándolo en actuaciones de seguridad sanitaria.

La Estrategia de Seguridad de 2017 recalca que el número de enfermedades emergentes identificadas y de situaciones de riesgo asociadas a ellas ha aumentado en las últimas décadas, y cita seis alertas sanitarias globales como ejemplo, entre ellas el Síndrome Respiratorio Agudo Grave, la gripe por virus A/H5N1, la pandemia de gripe por virus A/H1N1 o la enfermedad por el virus Ébola. «Este incremento de las situaciones de riesgo asociadas a enfermedades infecciosas ha venido de la mano de un cambio global rápido que está modificando la relación del ser humano con su entorno»,  prosigue el documento.

75 millones de turistas

De esta manera, el Consejo de Seguridad Nacional advirtió de que «España, un país que recibe más de 75 millones de turistas al año, con puertos y aeropuertos que se cuentan entre los de mayor tráfico del mundo, un clima que favorece cada vez más la extensión de vectores de enfermedades, con una población envejecida y una situación geopolítica polarizada, no está exenta de amenazas y desafíos asociadas a enfermedades infecciosas tanto naturales como intencionadas». Un vaticinio que ha resultado acertado a la vista de la llegada del coronavirus a España.

En este contexto, Iván Redondo, en calidad de secretario del Consejo de Seguridad Nacional —órgano adscrito a Presidencia y encargado de elaborar la Estrategia de Seguridad Nacional—, compareció en octubre de 2018 en la Comisión Mixta del ramo de las Cortes Generales para presentar formalmente a los grupos parlamentarios el documento que había aprobado el Gobierno de Mariano Rajoy diez meses antes. En aquella intervención, Redondo no sólo defendió los cambios introducidos por los populares, sino que además se refirió expresamente al plan anti-pandemias, que sin embargo el Ejecutivo socialista no desarrolló luego.

Según el Diario de Sesiones, Redondo se refirió al riesgo de «epidemias y pandemias», subrayando que «el informe de 2017 pone de relieve el incremento de las enfermedades emergentes y la importancia de la detección precoz de los eventos que pueden suscitar crisis de salud pública, junto a la necesaria comunicación adecuada de la información». Un año y unos meses después, el Ejecutivo socialista se ha visto sobrepasado por la llegada del coronavirus al carecer de un sólido programa de prevención.

Lo último en España

Últimas noticias