Sentencia del 1-O

Sánchez descarta actuar mientras los CDR vuelven a convertir Barcelona en una batalla campal

El presidente en funciones, Pedro Sánchez, no reacciona ante la crisis en Cataluña, donde siguen las protestas contra la sentencia del 'procés'

El presidente en funciones, Pedro Sánchez, ha descartado tomar medidas para responder a la crisis en Cataluña, donde desde el lunes se registran violentos altercados impulsados por organizaciones radicales.

El socialista ha atribuido los disturbios a "grupos violentos perfectamente organizados" y ha reiterado que el Gobierno "no consentirá que la violencia se imponga a la convivencia". Sin embargo, no actuará. Ni activará la Ley de Seguridad Nacional para tomar el control de los Mossos ni tampoco el artículo 155 de la Constitución, que le permitiría intervenir la Comunidad Autónoma y recuperar competencias.

Sánchez ha reiterado el mismo mensaje en el que insiste desde este martes, cuando los violentos convirtieron Barcelona en el epicentro de una batalla campal con barricadas, quema de contenedores y enfrentamientos con Mossos y Policía.

Ese mensaje no va más alla de que "el Gobierno de España considera todos los escenarios" y que "responderá con tres reglas: firmeza democrática, unidad de los partidos políticos y proporcionalidad en la respuesta".

La situación excepcional no ha variado un ápice su discurso. Busca la unidad de acción de los partidos, al tiempo que desoye las exigencias de Pablo Casado (PP) y Albert Rivera (Ciudadanos) que le piden la inmediata actuación en Cataluña.

"Quienes buscan quebrar las leyes democráticas no van a cumplir su propósito. La única esperanza de los grupos violentos es que cometamos errores. Nos quieren exaltatados y divididos", ha argumentado Sánchez. "Nos deben encontrar como exige la gravedad del momento: firmes, serenos y unidos", ha añadido.

El socialista ha comparecido en La Moncloa tras reunirse, a lo largo del día, con los líderes de los tres principales partidos de la oposición, a los que había convocado de urgencia en la mañana de este miércoles.

Pablo Casado (PP) le ha exigido aplicar ya la Ley de Seguridad Nacional y aplicar el artículo 155 de la Constitución para intervenir la comunidad. Casado ha instado al socialista a romper los acuerdos que el PSC mantiene con los independentistas "en más de 40 ayuntamientos y en la diputación de Barcelona" y le ha advertido de que la Fiscalía debe actuar "de inmediato" contra el presidente catalán, Quim Torra, y el presidente del Parlament, Roger Torrent, entre otros dirigentes secesionistas.

Albert Rivera, líder de Ciudadanos, ha advertido de que "estamos ante una emergencia nacional" ante la que "el Estado no puede estar ausente". "Hay que tomar decisiones", ha dicho el dirigente naranja, que ha considerado que la Ley de Seguridad Nacional "a estas alturas es insuficiente". "Con esa ley, sigue Torra al frente", ha valorado.

"Mi compromiso con España, si soy presidente del Gobierno, es aplicar un 155 de verdad, con temple, con serenidad", ha añadido.

Por su parte, Pablo Iglesias, ha reiterado su rechazo tanto a la Ley de Seguridad Nacional como al 155 y ha propuesto "iniciativas que vayan en la dirección del diálogo y la desinflamación del conflicto".

Los tres habían coincidido en la sensación de que Sánchez descarta tomar medidas inmediatas para resolver la crisis.

Al término de cada encuentro, La Moncloa insistió en su mensaje: Sánchez "no descarta ningún escenario", "todo está previsto" y "actuará, si es preciso, desde la firmeza, la proporcionalidad y la unidad" .

Lo último en España

Últimas noticias