Page gastó 15.000 € en un viaje a Chicago para adquirir unos mamógrafos que ya habían sido comprados

El socialista García-Page, que aspira en estos días a renovar su mandato en las elecciones del próximo 26-M, afirmó que viajaba a Chicago para comprar 8 mamógrafos que ya habían sido adquiridos previamente como prueban los documentos que ha conseguido OKDIARIO.

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, viajó a Estados Unidos del 26 al 29 de noviembre de 2017. Cuatro días a todo lujo en Chicago. El fin justificado oficialmente fue un tanto extraño: comprar mamógrafos, algo para lo que resulta difícil comprender que sea realmente necesaria la presencia de un presidente de comunidad autónoma.

Ahora OKDIARIO publica los documentos que prueban que los mamógrafos ya se habían comprado previamente; que el único contrato que se hizo no fue allí, no lo fue para comprar mamógrafos, y se hizo con una empresa española -con lo que resulta más que increíble que las gestiones se tuvieran que hacer en Chicago-; y que el coste del viaje se elevó a 15.000 euros en cuatro días.

documento-mamografos-emiliano-garcia-page
Pincha en la imagen para ampliar el documento.

La explicación dada oficialmente para aquel viaje fue todo un corolario de mentiras. La compra de mamógrafos que argumentó el presidente socialista de Castilla-La Mancha realmente no existió: en esos días se firmó una mera actualización de las licencias de software de los mamógrafos ya existentes en el sistema de salud de Castilla-La Mancha. Y esa gestión, evidentemente, no requiere de ningún viaje presidencial a todo lujo a Chicago. Se trata de una mera gestión administrativa de renovación de licencias, algo que se hace desde una oficina y con una llamada de teléfono y una transacción bancaria.

Pero el socialista García-Page, que aspira en estos días a renovar su mandato en las elecciones del próximo 26-M, afirmó que viajaba a Chicago para comprar 8 mamógrafos. Y, por si fuera poco, ha mantenido ocultos los gastos del viaje para evitar que se pudiera confirmar su mentira.

El único gasto autorizado por García-Page en esas fechas, como ha podido comprobar este diario, fue de 1.469.999,98 euros. Y lo fue para la actualización de licencias de software de unos mamógrafos adquiridos anteriormente a su polémico viaje a Chicago.

La Junta, sin embargo, mintió de nuevo para camuflar el viaje al afirmar por escrito que, con fecha 26 de diciembre de 2017, se autorizó un gasto por el Consejo de Gobierno “para la adquisición de siete mamógrafos digitales”, como prueba el documento adjunto a esta información sobre obsolescencia tecnológica. Ni eran siete, ni se compraron allí ni entonces.

La adquisición de tales licencias, para colmo, tuvo lugar mediante un procedimiento restringido sin publicidad, y adjudicado a una empresa española, como de nuevo prueba otro de los documentos sobre el contrato con la empresa Emsor. Y es que esta compañía era la titular del software que se renovaba.

Como puede comprobarse en el documento de resolución de la adjudicación, la directora gerente del SESCAM (el Servicio de Salud de Castilla-La Mancha), inició con fecha 6 de noviembre de 2017 el procedimiento para cumplir ese trámite. Es decir, que tres semanas antes de que García-Page saliera de viaje de lujo camino a Chicago a costa del erario público, la operación ya estaba en marcha.

Hay que recordar que el viaje de García-Page a Chicago en noviembre de 2017 con cargo a 15.000 euros públicos fue defendido por la Junta de Castilla-La Mancha asegurando que era una visita de trabajo al Congreso de Radiología que allí se celebraba en esos días y, según la portavoz del PSOE en las Cortes regionales, Blanca Fernández, se realizó porque “en Chicago está la mejor tecnología sanitaria del mundo y él, en primera persona, quiso comprobar que interesaba comprar para la sanidad pública castellano-manchega”, añadiendo, además, que “conoció de primera mano mamógrafos de los que ya hay ocho en la región a raíz de ese viaje”, además de que visitó “por primera vez salas con técnicas innovadoras contra el cáncer infantil, algo que el Gobierno está estudiando instalar”.

La portavoz socialista pretendía cubrirse con esa explicación sobre los mamógrafos existentes. Pero lo cierto es que esos mamógrafos no se compraron allí sino previamente, y eran sobre los que se actualizaban las licencias de software. Y de cáncer infantil, literalmente nada de nada.

A raíz de estas declaraciones, el 25 de enero de 2019, se realizó una petición de información pública para conocer dónde estaban ubicados los mamógrafos a los que hacía referencia el pretendido y falso motivo del viaje. Además se solicitaron las facturas de los mismos y los estudios existentes sobre la implantación de las salas con técnicas innovadoras contra el cáncer infantil.

El Gobierno regional, a través de una resolución emitida por la Secretaría General del SESCAM el 15 de marzo, rectificó a la propia portavoz socialista, indicando que no son ocho sino siete, y que están ubicados en los siguientes hospitales: Hospital General Universitario de Guadalajara, Virgen de la Salud de Toledo, Hospital General de Valdepeñas, Virgen de la Luz de Cuenca, Nuestra Sra. del Perpetuo Socorro de Albacete, Nuestra Sra. del Prado en Talavera de la Reina, y Santa Bárbara en Puertollano.

Además, remitió a la página web de la Plataforma de Contratación del Sector Público para consultar la información existente acerca del sistema de contratación elegido para la adquisición de los mamógrafos.

A través de los documentos que se encuentran en este expediente de contratación se puede comprobar que el Gobierno de García-Page no adquirió nuevos mamógrafos, sino que simplemente adquirió una actualización de los ya existentes en el sistema sanitario regional.

De hecho, el proveedor de los mismos, en su propia página web indica que “puede tener todas la funcionalidades con una simple actualización”, por lo que es probable que los miembros del SESCAM ya supieran de antemano de esta opción del fabricante, sin necesidad de viajar a Chicago, a lo que hay que añadir, además, que el SESCAM ya realizó varios contratos con Emsor, uno de ellos en 2016 para el mantenimiento y reparación de los aparatos, otro precisamente en noviembre de 2017, fecha del viaje de Page a Estados Unidos, y otro el 2 de enero de 2018.

Además, la empresa adjudicataria del concurso, Emsor S.A. es una empresa española de distribución de equipos de diagnóstico por imagen, situada en Madrid hasta el 25 de octubre de 2017, cuyas acciones fueron compradas por Hologic, en una adquisición revisada y autorizada por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia.

Con todo ello queda claro que el mismo título de la contratación, ‘suministro de la actualización de 7 mamógrafos digitales Hologic Selenia del SESCAM a mamografía digital Selenia Dimensions 3D, deja en evidencia que este contrato no supone más que una modificación puntual de los aparatos sanitarios ya existentes, a lo que hay que añadir que es un contrato ‘negociado sin publicidad’, característica que se justifica porque es un “proveedor único por razones de protección de derechos exclusivos”, un proveedor ubicado en el inicio de esas negociaciones en Madrid, con el que ya se tenía una relación contractual previa.

En todo caso, lo que sí se sabe es que García-Page despejó su agenda para los días 28 y 29 de noviembre, según ha certificado la Junta en una nueva resolución. Y que mantuvo un encuentro con 2 empresas -SIEMENS e IBA Molecular-, acompañado por el consejero de Sanidad y dos asistentes. Una agenda muy ligera para cuatro días y verse con dos empresas en un encuentro en el que no se cerró nada relacionado con la disculpa oficial de los mamógrafos en cuestión.

Lo último en España