Gobierno Pedro Sánchez

Iglesias insulta a Inda y otros periodistas pero dice desde Moncloa que «es crítica legítima»

El vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias, ha encontrado la fórmula para esconder sus insultos a los periodistas en el marco de la crítica democrática. «La crítica al poder mediático es tan legítima como al poder político», ha afirmado en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros mientras citaba una y otra vez a periodistas como el director de OKDIARIO, Eduardo Inda, todos ellos responsables de haber difundido informaciones que socavan su credibilidad en el caso Dina.

Desde la mesa del Consejo de Ministros, acompañado de la portavoz María Jesús Montero y los ministros de Justicia y Transportes, Juan Carlos Campo y José Luis Ábalos, el líder de Podemos ha asegurado sin sonrojarse que él no señala a periodistas sino que los critica, tras un fin de semana donde varios dirigentes podemitas, incluso él mismo llamando «tipejo» a Inda, han puesto en la diana a comunicadores de distintos medios.

Iglesias, como el portavoz parlamentario de la formación morada Pablo Echenique, que en su perfil de twitter acusó al periodista de Antena 3 Vicente Vallés de «socavar las bases de la democracia» con «la intoxicación», dice que «se debe naturalizar que en una democracia avanzada que cualquier persona pública o con relevancia esté sometido a la crítica o al insulto en las redes sociales».

Desde la web La Última Hora, el tabloide dirigido por Dina Bousselham y por el cual Iglesias pidió financiación a los afiliados de su formación, se pone en la diana a periodistas de forma recurrente. El vicepresidente ha reiterado una vez más que «es evidente que se ha atacado a Podemos para evitar que entraran en el Gobierno».

Usando de nuevo el ataque contra periodistas, citando en la rueda de prensa a profesionales como Inda, Vallés, Esteban Urreiztieta o Javier Negre, Iglesias se ha defendido afirmando que los que señalan son partidos de la oposición como el PP o Vox, contra comunicadores como Ana Pastor, Cristina Fallarás o Javier Ruiz. El vicepresidente del Gobierno ha evitado revelar si Pedro Sánchez, con quien ha hablado sobre sus declaraciones, comparte sus críticas a los medios de comunicación.

El juez de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón investiga si Pablo Iglesias tuvo alguna responsabilidad penal en la destrucción de la tarjeta de memoria de su ex asesora Dina Bousselham, tras haber basado toda una campaña electoral en este caso y presentándose como víctima. Tras haberle excluido como perjudicado en la causa ahora el magistrado quiere determinar los motivos por los que Iglesias guardó la tarjeta durante seis meses y porque se la entregó quemada.

De momento el número tres del Gobierno se defiende afirmando que “es un hecho que hay una nota en la que Inda reconoce que ha vivido de eso durante todo un mes mientras se negociaba un Gobierno, igual que es un hecho que Villarejo ha declarado haber entregado copias de ese teléfono móvil a miembros de la policía patriótica o que hay una copia de ese teléfono móvil en varios periódicos de este país”.

«Es hermoso»

Pablo Iglesias ha iniciado su intervención afirmando que el reencuentro con la misma prensa que ha criticado con dureza a lo largo de los últimos días era un momento «hermoso». Para Iglesias la satisfacción era la de poder «veros a tantos y tan cerca». El número tres del Gobierno celebra poder reunirse de nuevo con los periodistas que habitualmente cubren la información gubernamental «tras varios meses, aunque sea con las mascarillas prescriptivas».

No obstante, hoy, el ministro de Derechos Sociales ha subido el tono de voz cuando una periodista de Europa Press le ha preguntado sobre la comisión de delitos por parte de personas vulnerables a la hora de ocupar inmuebles. El vicepresidente ha reprendido a la periodista con enfado afirmando que «la pobreza sobrevenida no te convierte en delincuente utilizado por las mafias de ocupación» antes de apagar el micro con violencia.

Lo último en España

Últimas noticias