Elecciones en Madrid

Pablo Iglesias abandona el Gobierno para disputar Madrid a Ayuso

"Hoy es imprescindible hacer frente a esa derecha criminal", dice Iglesias

Ayuso: "España me debe una, hemos sacado a Iglesias de la Moncloa"

Ver vídeo

Pablo Iglesias, el ministro peor valorado por los españoles en los barómetros del CIS y con Podemos a la baja en todas las encuestas, abandona el Gobierno y será el candidato de los morados para disputar a Isabel Díaz Ayuso la presidencia de la Comunidad de Madrid. «Hoy es imprescindible hacer frente a esa derecha criminal», afirma Iglesias para justificar una decisión que asegura haber tomado el pasado jueves, pero que no había notificado a Pedro Sánchez hasta hoy, minutos antes de hacerla pública. Yolanda Díaz, ministra de Trabajo, será la nueva vicepresidenta, por encima incluso de Nadia Calviño, vicepresidenta y titular de la cartera de Asuntos Económicos y Transformación Digital.

El anuncio, realizado por el propio Iglesias a través de un vídeo grabado en su despacho ministerial, supone una réplica inesperada en el terremoto político que desató la moción de censura en Murcia -a la que reaccionó Ayuso con el adelanto electoral- y tiene como objetivo intentar convertir las elecciones del próximo 4 de mayo en un plebiscito entre Ayuso e Iglesias que aúpe a Iglesias como apóstol de ese falso ‘antifascismo’ con poder movilizador en la izquierda española.

La encuestas publicadas en los últimos días vaticinan un amplio triunfo de Ayuso, que sólo necesitaría de la abstención del Vox para alcanzar la investidura. Sin embargo, Iglesias y la cúpula de Podemos que le sigue sin chistar creen que la izquierda aún puede dar la batalla con una «candidatura fuerte y con carácter», sobre todo si Podemos y Más Madrid (el partido de Íñigo Errejón, con 20 escaños en la Asamblea de Madrid) logran alcanzar una lista de unidad, objetivo que se van a plantear los dirigentes morados para evitar la fragmentación de la izquierda.

«Madrid -afirma Iglesias en su vídeo- está en estos momentos ante un enorme riesgo para Madrid, pero también para toda España, de que haya un gobierno de ultraderecha con Ayuso y con Vox. Pero al mismo tiempo la historia nos brinda una oportunidad, una oportunidad que no podemos desaprovechar para tener por fin un gobierno de izquierdas en la Comunidad de Madrid».

«El 4 de mayo -añade abrazado a su alerta ‘antifascista’- se decide si la ultraderecha consuma su asalto o si les paramos. Hay que impedir que estos delincuentes, estos criminales que reivindican la dictadura, que hacen apología del terrorismo de estado, que promueven la violencia contra los inmigrantes, los homosexuales y las mujeres, que cuando unos militares hablan de fusilar a 26 millones de rojos dicen que son su gente, puedan tener todo el poder en Madrid».

Ayuso, que comparte con Pablo Iglesias la fecha de nacimiento (los dos nacieron el 17 de octubre de 1978), ha reaccionado en su cuenta personal de Twitter modificando el mensaje de «socialismo o libertad» que acuñó la semana pasada. Ahora, según la presidenta, lo que Madrid se juega el próximo 4 de mayo será «comunismo o libertad».

Minutos después, en una comparecencia en la sede del gobierno regional, con media sonrisa en el rostro y consciente de que la treta de Iglesias para sacudir el mapa político engrandece su figura aún más, Ayuso ha proclamado: «España me debe una, hemos sacado a Iglesias de la Moncloa». Y así es, porque todo un vicepresidente del Gobierno de España deja el cargo para enfrentarse a una candidata regional. Operación de alto riesgo para el todavía líder de Podemos puesto que el partido, según las encuestas, corre el riesgo de quedarse sin representación en la Asamblea de Madrid, donde ahora tiene el grupo parlamentario más pequeño.

Con sorna ha recibido el sorprendente anuncio de Iglesias el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, que en su cuenta de Twitter ha colgado el siguiente comentario: «Iglesias 2023: candidato al Ayuntamiento de Galapagar».

Nuevo liderazgo en Podemos

La decisión de Pablo Iglesias afecta también al liderazgo de Podemos. Y la ministra Yolanda Díaz, futura vicepresidenta segunda del Gobierno, ha quedado ungida por el líder morado: «La gente de izquierdas de este país tenemos que animar y apoyar a Yolanda para que si ella así lo decide y si así lo quiere, la militancia de nuestras organizaciones sea la candidata de Unidas Podemos en las próximas elecciones generales y la primera mujer en ser presidenta del Gobierno de España».

Desde que irrumpiera en la política nacional con 69 diputados en las elecciones generales de 2015, la fuerza de Podemos en el Congreso ha ido menguando progresivamente, hasta los 35 escaños de los que disfruta en la actualidad.

Podemos elecciones

Lo último en España

Últimas noticias