Junta de Andalucía

La mitad de los altos cargos del Estado están en Andalucía con un sueldo medio de 60.000 euros

La mitad de los altos cargos del Estado están en Andalucía con un sueldo medio de 60.000 euros
susana-diaz-sueldo-interior

Moreno quiere desmontar la cohorte de altos cargos y asesores de Díaz, con un coste en la administración general de más de 30 millones.

El PP está dispuesto a desmontar la red clientelar que el PSOE ha ido tejiendo en Andalucía durante 36 años. Es evidente que van a salir muchos altos cargos y asesores, aunque vendrán otros, pero el nuevo presidente del Ejecutivo andaluz, Juan Manuel Moreno, se ha comprometido a reducir su número así como a analizar la política de personal de la Junta.

Según los Presupuestos de 2018, prorrogados en 2019 a la espera de su revalorización con el 2,5%, sólo en la administración general  (se excluye la denominada paralela de entes, organismos y sociedades), la Junta se gastó más de 30 millones de euros en pagar altos cargos y asesores elegidos a dedo. En concreto, las consejerías pagaron nóminas a los altos cargos por valor de 12,3 millones mientras que el parlamento abonó 6,1 millones de asignación a los 109 diputados. Se desconoce la cifra que como empleador abonó la Junta a la Seguridad Social en concepto de cotizaciones ya que engloba estos datos con el abono e las cuotas del resto de empleados.

Andalucía, con 8,4 millones de habitantes y un peso del 13,4% en el PIB nacional, tiene la mitad de los altos cargos del Estado.

La Consejería de Presidencia, Administración local y Memoria Histórica fue la que mayor gasto tuvo (más de 2,5 millones) seguida por la de Educación (casi 1,1 millones), y las de Agricultura y Medio Ambiente (casi 1 millón cada una). Según los datos económicos, la media de ingresos de un alto cargo fue de unos 60.000 euros, a los que habría que sumar después las remuneraciones de sus trienios en caso de proceder del sector público. La mayor parte tiene, además, asignada una vivienda pública con una indemnización media anual de unos 13.000 euros. La consejería de Salud es la que tiene mayor número de altos cargos. Alcanza los 30, mientras que Presidencia llega a 27; Fomento y Vivienda, 26; y, por ejemplo, Hacienda y Administraciones Públicas así como Educación alcanzan cada una los 21.

¿Cuántos hay? Según la relación de la propia Junta, con nombres y apellidos, salen 264. Pero, en cada estadística oficial de la administración saliente se genera una verdadera guerra de cifras,  ya que, en el documento que facilitó la semana pasada apelando a la transparencia, menciona 237, incluyendo los asimilados a esta ‘categoría top’ de la administración paralela. En todo caso, estas cifras suponen que Andalucía, con 8,4 millones de habitantes y con un peso del 13,4% en el PIB nacional, tiene la mitad de los altos cargos de que dispone el Estado.

Por su parte, incluyendo a los asesores del Parlamento, esta administración se gastó más de 9,5 millones de euros en pagar al personal eventual contratado a dedo por las consejerías para asistir a los altos cargos. No se les pide curriculum alguno y se desconoce sus méritos y retribuciones. Fomento y Vivienda es la consejería que mayor gasto presupuestario dispone para este tipo de personal  (480.000 euros), mientras que Medio Ambiente llega a los 400.000; Presidencia, a los 370.000; y, por ejemplo, Salud alcanza los 369.000 euros. La media estimada de sus ingresos está en el entorno de los 45.000 euros y según los datos oficiales de la Junta hay 239. El Parlamento se gasta más de 4,2 millones en asesores

En todo caso, el capítulo I de los Presupuestos, relativo a los costes de personal, es decir, encierran un batiburrillo de partidas que han ido creciendo permanentemente, sobre todo en los peores años de la crisis cuando las cifras de empleados públicos aumentaron como consecuencia de la incorporación a la Administración autonómica de muchos ‘compromisos’ particulares del partido que gobernaba, y también personales e quienes disponían de capacidad para contratar tras la refriega de despidos que asoló el sector privado. Es más, en los primeros años de la crisis, esta región, como denunciaron en su día los sindicatos públicos, estableció un sistema de ‘funcionarización’ del personal laboral (contratado), en muchos casos con oposiciones restringidas y ad hoc, para asegurar el carácter permanente del empleo.

Una administración paralela

El nuevo Gobierno tendrá ahora una tarea ingente si quiere desentrañar este capítulo. Por ejemplo, la Junta saliente ha facilitado unos datos que nada tiene que ver con los que enviaba cada seis meses al Registro del Personal al Servicio de las Administraciones Públicas del Ministerio de Hacienda. Así, en los datos de enero de 2018 le salía que tenía 240.772 empleados públicos, y ahora le sale 270.797. Ello es consecuencia de que, por primera vez incluye información de la administración paralela. Es decir, aparecen 27.304 personas en esta administración ‘oculta’ mientras que crece hasta 242.797 (2.000 empleados más) el número de personas en la administración general, docencia, sanidad y administración de Justicia. Pero, falta por computar el número de funcionarios adscritos a las universidades públicas andaluzas, que podría llegar en la actualidad a los 25.000. Lo que significa que el número real de empleados se puede situar en el entorno de los 300.000.

Dos de cada tres empleados son mujeres

De los datos aportados a Hacienda anualmente se observa que en 2007, al inicio de la crisis, la Junta declaró tener 251.160 empleados y que, por ejemplo, dos años después, en la primera recesión de la economía, se convirtieron en 257.917 efectivos. Con la llegada del PP a la Moncloa en 2012, esta comunidad (como el resto de las administraciones) inició un ajuste no contratando más personal ni reponiendo a los jubilados. Nunca ha habido despidos. En los últimos años se ha iniciado un nuevo repunte de empleados. Curiosamente,  La Junta no informa de la condición administrativa de este colectivo. En 2007, el 61% era personal funcionario de carrera y el resto laboral. Ahora, la cifra debe superar el 65%. Otro dato curioso es que es la administración pública con mayor representación femenina. Así, si al inicio de la crisis, el 63% de los empleados públicos eran mujeres, ahora supera el 66% (70% en el sector sanitario). Es decir, dos de cada tres empleados por la Junta son mujeres. En todo caso, es  la región con más personal ya que, por ejemplo, duplica al conjunto de empleados de los 786 ayuntamientos andaluces.

¿Cuánto se gasta la Junta en personal? Según los últimos Presupuestos, el coste de la administración general y las agencias alcanza de momento los 10.669 millones. Se trata de casi un tercio del Presupuesto global. Es un 21% más elevado que los 8.814 millones de 2007 al inicio de la crisis. Al PP, y a su socio Ciudadanos, le queda un arduo trabajo. El capítulo I de los Presupuestos está plagado de gratificaciones por servicios extraordinarios, productividad, horas extraordinarias por servicios extraordinarios e incluso de premios de jubilación en una amalgama de altos cargos, personal eventual, personal funcionario y estatutario (personal interino por razones de necesidad y urgencia y temporales por acumulación de tareas); personal laboral (eventual y para sustituciones); y otro personal (puestos singularizados).

Lo último en España

Últimas noticias

. . . . . . . . .