Marlaska e Iglesias piden a Sánchez quitar protagonismo a Robles: «El Ejército se lleva las medallas»

(Vídeo: OKDIARIO)

La tensión dentro del Gobierno socialcomunista sigue creciendo. Y una vez más, por parte de Fernando Grande-Marlaska y el sector podemita. El último encontronazo ha tenido que ver a causa de la labor realizada por el Ejército y el Ministerio de Margarita Robles en materia de protección de la población frente al temporal de nieve Filomena.

La UME ha llevado a cabo su papel con total éxito y la coordinación entre el Ministerio de Defensa y las autoridades madrileñas ha sido todo un ejemplo. Pero eso es precisamente lo que no ha gustado, ni al ministro del Interior -que no se ha anotado el tanto personalmente-, ni a Pablo Iglesias -que no quiere que las fotos se las lleven los militares, y menos ayudando a la población-.

Resultado: Grande-Marlaska y el vicepresidente social han reclamado a Sánchez que la responsable de Defensa, Margarita Robles, salga del foco, porque “el Ejército se lleva las medallas que se debe llevar el Gobierno”. Y eso no gusta al entorno podemita.

La ministra Robles simplemente puso, como siempre ha hecho, a disposición de todos los españoles los efectivos del Ejército. Acto seguido trasladó al Gobierno y, en concreto, al propio ministro del Interior, las peticiones de ayuda de la UME realizadas por las autoridades madrileñas, como siempre ha hecho y es su deber, recogido en la legislación en materia de protección civil. Y las autoridades madrileñas, por su parte, Isabel Díaz Ayuso y José Luis Martínez-Almeida -presidenta regional y alcalde, respectivamente- coordinaron los efectivos militares frente a las emergencias, como haría cualquier mandatario.

Pero eso, por lo visto, no gusta a los sectores podemitas y a sus aliados -Fernando Grande-Marlaska-, que ven cómo la población agradece la labor de ayuda y rescate a la UME y no al Gobierno. Y ello, pese a que la ministra de Defensa ha tenido un papel plenamente anónimo.

Lo cierto es que la demostración del responsable del Interior en el capítulo Filomena seguirá engordando un dudoso curriculum como político y ministro. Él quiere centralizar todas las gestiones -y focos mediáticos- en situaciones como el temporal y no tiene problema, incluso, en adelantarse a los acontecimientos y negar la necesidad de considerar a Madrid zona catastrófica pese a la evidente magnitud de los daños sufridos por las nevadas.

Todo ello sucede en un entorno gubernativo en el que el ministro del Interior cada vez está más cercano a las simpatías y exigencias de Pablo Iglesias. Un entorno en el que el Ejército no es santo de su devoción. Y en el que las medallas “sociales” tienen que limitarse a los suyos, a los podemitas inventores del concepto “escudo social”. No a la UME.

La petición de protagonismo político choca con la realidad social, la que percibe la población y ha llevado a los ciudadanos a agradecer el esfuerzo a todo el personal de ayuda y rescate sea de la Administración que sea, y, por supuesto, a la UME del Ejército Español.

Diseño mediático

Pero ese no es el diseño mediático que hubieran querido ni Grande-Marlaska, ni Pablo Iglesias. El PSOE, de hecho, no tardó en filtrar críticas contra la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento de la capital de España por la solicitud de activación de la Unidad Militar de Emergencias (UME) el viernes a las 22.00 horas. Pero lo cierto es que esa llamada de socorro fue precisamente la que terminó de impulsar la activación de esta unidad militar a todos los efectos: porque Pedro Sánchez ni lo propuso, ni lo barajó hasta ese momento. Y todo ello, pese a que Defensa siempre ha propuesto desde el primer instante la posibilidad de utilizar este cuerpo militar en emergencias como el temporal Filomena.

La intervención de la UME ha sido providencial frente al temporal de nieve y frío. Pero esa suerte no llegó por vía de Pedro Sánchez: llegó tras la solicitud por parte de Isabel Díaz Ayuso y el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida.

Nada hubo extraño en ello. De hecho, el uso de los militares de la UME figura en el protocolo general de posibles emergencias de invierno desde el pasado 4 de enero en la Comunidad de Madrid. Es más, desde el primer instante, la predisposición del Ministerio de Defensa y de su ministra, Margarita Robles, al uso de este cuerpo en labores de rescate, y emergencias o catástrofes naturales, ha sido absoluta.

La solicitud llegó, Robles la trasladó a Grande-Marlaska, que representa el mando único en este tipo de emergencias y la UME inició su labor. Pero, lo que es evidente, es que la población ha saludado y aplaudido la labor militar, pero no la del ministro del Interior, ni la de un inexistente vicepresidente social, que se dedicaba a comentar discos del grupo Barricada mientras la población se las veía con el temporal.

Lo último en España

Últimas noticias