Crisis migratoria

Las mafias se apoyan en el descontrol de Marlaska con los ilegales para captar a nuevos ‘clientes’

El coladero entre África y la Península a través de Canarias está siendo usado por las organizaciones para alimentar un negocio que este año peude haber 'facturado' 60 millones de euros sólo con la crisis del archipiélago español.

Ver vídeo

La permisividad con la que el Ministerio del Interior maneja la crisis migratoria de Canarias está generando un efecto dominó en los países desde donde salen los inmigrantes ilegales. Fuentes policiales y de vigilancia de fronteras revelan a OKDIARIO cómo las organizaciones de tráfico de seres humanos utilizan la llegada de inmigrantes a su destino final, las costas españolas, como reclamo para captar nuevos pasajeros de pateras a los que cobrarán hasta 3.000 euros por persona.

Acumular inmigrantes ilegales en Canarias hasta reventar las costuras de los sistemas de asistencia de las islas y la paciencia de los vecinos no es buena idea. Sacarlos de las islas hacia la Península o, al menos, mirar hacia otro lado mientras los propios inmigrantes ilegales, por centenares, adquieren billetes de avión y llegan a diferente provincias, día sí y día también, puede parecer una buena solución, pero lo cierto es que no deja de ser un parche cuyas consecuencias en el futuro a medio plazo debería observar con mayor detenimiento el Gobierno de España.

Más allá de los dramas humanitarios que supone la inmigración ilegal, que los hay y en gran cantidad, es demasiado naif comprender que este tipo de tráfico de seres humanos es un negocio que origina pingües beneficios y cuyos emprendedores no están dispuestos a que se detenga. Hasta el pasado día 30 de noviembre a Canarias habían llegado -desde enero- un total de 19.566 inmigrantes ilegales. Fuentes policiales dedicadas a la lucha contra el tráfico de seres humanos se atreven a tasar el precio de un pasaje en esas pateras cuando el que la fleta es una mafia dedicada a la inmigración ilegal: 3.000 euros. Atendiendo a esta tarifa, sólo en la actual crisis migratoria de Canarias las mafias habrían hecho negocio por valor de cerca de 60 millones de euros.

Propaganda de captación

Desde el Gobierno de Pedro Sánchez se ha insistido por activa y por pasiva en querer evitar el efecto llamada para alimentar a las mafias de tráfico de seres humanos, pero a la luz de los acontecimientos de las últimas semanas eso no es precisamente lo que han conseguido.

De hecho, mientras Marlaska repetía una y otra vez que no se iban a realizar traslados a la Península para no alentar a las mafias, los servicios de información detectaban un aumento desmesurado de vídeos en Internet que mostraban parte de las travesías de los inmigrantes: su llegada primero a los hoteles canarios, donde han sido alojados durante meses y, luego, a otras partes de la Península. ¿A qué vienen esos vídeos?, ¿son acaso exhibiciones gratuitas de los inmigrantes ilegales? Ni de lejos.

Las imágenes de inmigrantes ilegales en hoteles de lujo son parte de la propaganda de las mafias para captar más ‘clientes’.

Un negocio de 60 millones de euros en dinero negro no se mantiene solo. Esos vídeos son propaganda. Los vídeos son colgados en la red como parte del acuerdo con las mafias en origen que se dedican enseñarlos a aquellos que, con motivo, desconfían de las bondades del plan de hacer travesías por alta mar hasta llegar a Europa a través de las islas.  Si lo que las mafias enseñaran fueran los desembarcos de hombres con síntomas de hipotermia, fiebre o diarrea tal vez se pensarían un poco más el viaje.

Fuentes especializadas en la vigilancia de fronteras que han vivido crisis similares en el mediterráneo explican como el modo de actuar del Ministerio del Interior en esta actual crisis ayuda a las organizaciones mafiosas incluso sin desearlo: “En la actual situación las mafias se valen de la mala gestión de esta crisis por parte del Gobierno. Interior publicita siempre que puede un vuelo de repatriados, pero de 20.000 apenas se han devuelto a tres o cuatro centenares, y eso las mafias lo aprovechan. La pandemia ha hecho que ahora quieran viajar a Europa personas que en África vivían del turismo o de sus negocios. Allí los captadores les enseñan folletos de promociones inmobiliarias, imágenes de cómo se vive en Europa, y ahora ya pueden ver como personas como ellos han cruzado el mar para acabar en un hotel a la espera de poder tomar un avión”.

El pasado 3 de noviembre, en el aeropuerto del Altet, una ONG cuyo nombre este diario conoce, pero no va a revelar por el momento, esperaba con unos autobuses la llegada de un avión desde Canarias. El vuelo llegó u desde que tomó tierra varios de sus pasajeros se fotografiaron dando fe de su llegada a Alicante semanas después de salir en cayuco o patera hacia Canarias. Esos vídeos y esas fotos se usaron como reclamo. Desde aquel día, en el último mes, cerca de 2.000 inmigrantes más llegaron a las islas. Y eso que no se buscaba el efecto llamada.

Lo último en España

Últimas noticias