Los líderes de Podemos usan el hallazgo del cadáver de Olivia para colar su discurso ideológico

Pablo Echenique, Irene Montero y Ione Belarra.
Pablo Echenique, Irene Montero y Ione Belarra.

Es bien conocida la ferviente pulsión de los líderes de Podemos por tomar cualquier suceso de la actualidad para retorcerlo y tratar de utilizarlo para colar cualquier mensaje político afín a su ideario, tenga o no relación directa con ese suceso. Este jueves, los actuales máximos dirigentes de la formación morada han ido un paso más allá y se han lanzado de cabeza a utilizar el terrible hallazgo del cadáver de la pequeña Olivia, una de las dos hermanas secuestradas y presuntamente asesinadas por su padre, para tratar de cobrarse facturas personales, más allá de lamentar el terrible hallazgo, algo que en algunos casos llega a parecer hasta secundario.

El portavoz de Unidas Podemos en el Congreso, Pablo Echenique, cargó las culpas de este suceso a «partidos miserables» y a «poderes mediáticos». Literalmente. Echenique aseguró, al conocer la noticia, que «secuestrar y asesinar a las hijas es una de las formas más brutales de violencia machista. El abrazo desolado de un país entero a Beatriz y todo el desprecio a los partidos miserables que niegan este terrorismo a los poderes que los propulsan».

La actual número dos de Podemos y ministra de Igualdad, amén de pareja del fundador y ya ex líder de la formación morada, Irene Montero, se metió a tratar de elevar a una cuestión política el asesinato de la niña de 6 años. Aseguró Montero que «no hay palabras para acompañar a Beatriz en estos momentos de terrible dolor. Esta violencia que se ejerce contra las mujeres madres para golpear donde más duele es una cuestión de Estado. Estamos aquí para lo que sea necesario. No más violencia vicaria».

El trío de mensajes difundidos por los líderes de Podemos sobre el terrible episodio vivido en Tenerife culmina con el de Ione Belarra, candidata a ser la nueva líder de la formación, que se mostró «sobrecogida con la terrible noticia que acabamos de conocer. Quiero enviar el abrazo más fuerte a la madre, Beatriz, y a sus familiares». Añadió Belarra que «tenemos que acabar con la violencia vicaria que tanto dolor está causando en nuestro país. Vamos a trabajar en ello sin descanso».

Lo cierto es que los datos dicen que 39 menores han sido asesinados por sus padres -hombres- desde que hay registros, en el año 2013, lo que sin duda supone una terrible cifra. También es preceptivo y obligado señalar, para no hacer trampas con las cifras a la hora de ilustrar la magnitud del problema, que de los 22 filicidios contados por Save The Children durante el año 2019, 10 asesinatos de niños fueron cometidos por la madre, siete a manos del padre, y el resto por diversas causas -peleas, violencia de géneto, etcétera.

Lo último en España

Últimas noticias