La juez Lamela deja en libertad con medidas cautelares al exdirector de los Mossos

La juez Carmen Lamela ha dejado en libertad con medidas cautelares al ex director de los Mossos d’Esquadra, Pere Soler. Tendrá prohibido salir de España y deberá comparecer ante el Juzgado cada 15 días. La Fiscalía había solicitado libertad con fianza de 100.000 euros para ser abonada en 10 días, sin embargo, la magistrada no ha accedido a dicha petición.

El que fuera jefe del mayor Josep Lluís Trapero ha declarado durante más de dos horas en calidad de investigado por sedición ante la titular del Juzgado Central de Instrucción nº 3 de la Audiencia Nacional Carmen Lamela por los hechos acaecidos durante la celebración del referéndum ilegal del 1 de octubre.

Según las fuentes consultadas por OKDIARIO, Soler "es un mando de Mossos y responsable político, lo cual especialmente relevante en el hecho investigado". Además de su cargo es pública su inclinación por el referéndum del 1 de octubre, incluso así se lo comunicaba al mayor Trapero incitándole tácitamente al menos a no impedirlo, asumiendo que se iba a realizar, aunque formalmente no dijera que incumpliese las órdenes judiciales". Soler fue requerido expresamente por el Constitucional sobre la suspensión del referéndum y más bien "hizo lo contrario".

El exdirector de los Mossos ha asumido la iniciativa de revisar actas de los agentes que participaron en el dispositivo del referéndum, acreditándose por otras pruebas que esta práctica "se hizo para dar apariencia de que se intentó evitar el 1-O y con el objetivo de eludir las imputaciones penales de los Mossos". Además, habría planteado campañas populares contra la Fiscalía aunque ha defendido que solo transmitía sus opiniones a Trapero y al resto de consejeros del Govern.

El Ministerio Público considera que existe riesgo de fuga y de reiteración delictiva, dada la existencia de nuevos fugados y la persistencia de su partido de investir a un preso de la causa. La Fiscalía sostiene que se busca "perpetuar el proceso independentista, invistiendo a un fugado como presidente de facto y buscando espacios políticos libres en el exilio".

Según los investigadores, Soler recibió pautas de actuación de los Mossos e informes de valoración de la situación que determinan que conocía lo que iba a suceder en los colegios en el día de la votación, e incluso días antes.

Este viernes, también comparece ante la magistrada Lamela el ex secretario de Interior de la Generalitat de Cataluña, César Puig. El que fuera nº 2 del exconseller de Interior encarcelado, Joaquim Forn,

Estas citaciones tienen lugar después de que Trapero compareciera por tercera vez ante Lamela en la Audiencia. La magistrada rechazó imponerle la fianza de 50.000 euros que reclamó para él la Fiscalía y permaneció con las mismas medidas cautelares que ya tenía fijadas desde octubre, entre ellas, la retirada del pasaporte y la prohibición de salir de España.

Lamela citaba a estos dos nuevos investigados a las 9.00 horas a petición de la Fiscalía, que pidió hace unas semanas ampliar la investigación por la inactividad de los Mossos el 1-0 a estos dos ex altos cargos. El fiscal cree que la inacción de los Mossos “siguió la pauta anunciada previa y públicamente por los responsables políticos Joaquim Forn, Pere Soler, director de los Mossos, y en la medida correspondiente César Puig”, contando con el apoyo de Trapero.

“No consta que ninguno de ellos llevase a cabo actuación alguna para evitar el referéndum, sino más bien al contrario”, aseguraba el Ministerio Público en su escrito de 30 folios en el que apunta a la inexistencia de “un verdadero dispositivo orientado a impedir la celebración del referéndum”.

Lo último en España