Espinosa de los Monteros deja impactado a Iglesias al explicar lo que es ser español

Ver vídeo

Iván Espinosa de los Monteros ha dejado impactado a Pablo Iglesias con un emotivo recuerdo de su infancia relacionado con la primera vez que tuvo noción de lo que es ser español.

El que fuera fundador y líder de Podemos, ahora metido a columnista y tertuliano tras su estrepitoso fracaso en las elecciones de la Comunidad de Madrid –y en la política–, ha querido hacer chanza con un mensaje a través de sus redes sociales dirigido a sus seguidores.

Espinosa de los Monteros

En dicho mensaje aparece una cara de susto –la suya no, un emoji– junto a un vídeo de la presentación del libro Soberanía del eurodiputado Jorge Buxade y en el que también ha participado el líder de los de Santiago Abascal en Cataluña Ignacio Garriga. En el clip aparece Iván Espinosa de los Monteros explicando con un emotivo recuerdo de su infancia lo que para él es ser español.

«Mi primera noción, mi primer recuerdo de ser español es de cuando yo era un niño pequeño y vivía en Chicago, y hablaba el español mal porque mi idioma era el inglés», comienza relatando Espinosa de los Monteros. A continuación explica: «En mi cuarto, mi padre -momento en el que hace una sentida pausa recordando a su progenitor–, es una tontería, pero me ponía pósters de España. De unos caballos en Ibiza, de una playa de Andalucía, de una iglesia románica…» y continúa explicando que «para un niño pequeño, aquello era algo realmente asombroso… yo quería venir a España», concluye.

Iglesias, que ahora tiene tiempo y sigue todo lo que hace Vox –partido con 52 diputados en el Congreso frente los 35 en lo que él dejó a Podemos– no ha perdido la oportunidad de atacar al que fuera su rival político y partido que amenaza con echar de la Moncloa al Gobierno socialcomunista en las próximas elecciones generales si, junto al PP, suma suficiente mayoría. El mensaje de Iglesias era bastante gráfico: el emoji con cara de susto.

El ex líder de Podemos recurre a cada momento al insulto y a la chanza desde los púlpitos que le han acogido tras su pobre periplo político. Cuando llegó a la política al albur del movimiento 15-M y con el dinero de Venezuela, Iglesias se convirtió en una figura emergente que ha durado lo que dura una pastilla de acetilcisteína. Llegó cobrando 59.000 euros y se marchó siete años después con un ingente patrimonio –casoplón en Galapagar incluido– de 540.000 euros.

Pero no puede evitar meterse con Vox a cada momento. La última gracieta que se le ocurrió al podemita, hasta hoy, fue pedirle a Echenique que fuera un poco más gamberro en el Congreso «poniendo una chincheta en el culo de Abascal». Probablemente dolido por ver cómo el intento de humillación a la policía en el Congreso en el acto denominado ‘Los 6 de Zaragoza’ fue contestado por Vox colocando un altavoz junto a la megafonía en el que hizo sonar los himnos de la Policía y la Guardia Civil. A partir de ese momento, ya no se habló de la humillación a los policías en el Congreso sino del troleo del partido de Abascal.

 

Lo último en España

Últimas noticias