Crisis del coronavirus

Los contagios entre los sanitarios estallaron la semana después del 8-M

Las infecciones entre profesionales son ya el 22% del total, según un estudio del Instituto de Salud Carlos III sobre el impacto de la pandemia en el colectivo

Sigue en directo la última hora de coronavirus

sanitarios PCR
Grupo de sanitarios en el hospital de campaña de Ifema. (Enrique Falcón)

Un estudio elaborado por el Instituto de Salud Carlos III, a través de la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica -‘Informe sobre la situación de Covid-19 en personal sanitario en España’- revela que la pandemia del coronavirus impactó con fuerza entre los sanitarios en los días previos a la declaración del estado de alarma.

El gráfico por fecha de inicio de síntomas señala que entre el 15 y el 20 de marzo se produjeron los picos más elevados, siendo esos días los más referidos por los profesionales como aquellos en los que empezaron a sentir la enfermedad. De acuerdo al plazo medio de incubación aceptado por Sanidad -5 días- esto implica retroceder al 10 y 15 de marzo como fecha de contagio: la semana posterior a las manifestaciones ideológicas del 8-M, alentadas desde el Ejecutivo, y cuando el Gobierno vacilaba aún con la aplicación de medidas drásticas.

Los contagios entre los sanitarios estallaron la semana después del 8-M
Fuente: ‘Informe sobre la situación de Covid-19 en personal sanitario en España’, elaborado por el Instituto de Salud Carlos III.

Desde el inicio de la alerta por SARS-CoV-2  los contagios entre personal sanitario representan un 22% del total, según este estudio.

Revela además que el 89% de los sanitarios contagiados por el coronavirus no requirió hospitalización, aunque hay un 1,2% que sí fue ingresado en una Unidad de Cuidados Intensivos. Un 0,1% falleció, aunque se señala que la letalidad debe interpretarse «con precaución» por la falta de datos precisos.

El informe se ha elaborado a partir del análisis de 30.660 casos. El último dato oficial eleva esta cifra a los 44.758, con 802 más en las últimas 24 horas. 

En el trabajo destaca además la magnitud de la pandemia entre las mujeres, que son ya el 76% de las infectadas, con una edad media de 46 años, uno menos que en hombres.

En cuanto a los síntomás más frecuentes, estos son tos, fiebre, escalofríos y dolor de cabeza. Dos de cada tres han comunicado también clínicas digestivas, con diarrea y vómitos.

El 10,9% de los casos en personal sanitario notificados requirió hospitalización y el 16,5% desarrolló neumonía. Los hombres presentan una mayor prevalencia de neumonía, enfermedades de base y un mayor porcentaje de hospitalización, admisión en UCI y ventilación mecánica que las mujeres, señala el informe del Instituto Carlos III.

El 65% de los profesionales sanitarios presentaban como antecedente epidemiológico de riesgo el contacto con personas con infección respiratoria, y el 70% el contacto estrecho con casos de Covid-19 probable o confirmado.

La explosión de contagios entre el personal sanitario se ha conocido en los últimos días, tras la realización de test entre los profesionales. No obstante, sigue sin reflejar el verdadero impacto de la pandemia, según los propios sanitarios.

Una encuesta impulsada por varias organizaciones sanitarias, CovidEnSalud, reveló que uno de cada cinco profesionales sanitarios habían tenido síntomas de la enfermedad. Sin embargo, sólo se realizó test a un 30% de ellos, lo que implicaría un notable infradiagnóstico.

Trabajar con síntomas

La consecuencia es que una gran cantidad de profesionales han seguido trabajando pese a tener síntomas.

Los grandes colegios de sanitarios -Consejos Generales de Dentistas, Enfermeros, Farmaceúticos, Médicos y Veterinarios- se rebelaron hace unas semanas contra una orden de Sanidad que les obligaba a incorporarse «pasados siete días desde el inicio de síntomas en ausencia de fiebre y sin necesidad de toma de antitérmicos en los últimos 3 días, y siempre que se haya resuelto la clínica respiratoria».

Las organizaciones la calificaron de «una temeridad inaceptable» y avisaron de que podría «provocar un aumento mayor aún de la expansión del virus».

«No sólo traspasa los límites científicos, sino los deontológicos de nuestras organizaciones, y sin duda los jurídicos, al poner en riesgo no sólo al profesional sino a los ciudadanos a los que atiende», recogían en un duro comunicado. Los profesionales han venido criticando la falta reiterada de test y «la falta de planificación necesaria en recursos humanos para poder cubrir las contingencias que genera la alta infestación en personal sanitario sin políticas de reingresos tras período de curación clínica de garantías».

Lo último en España

Últimas noticias