Independentismo en Cataluña

Los comandos más violentos de los CDR bloquearán los accesos a las ciudades el 21-D

Distribuyen a través de sus canales internos un manual denominado 'Cancionero'

Utilizan un lenguaje puramente bélico y hablan de "micro-acciones" en las "proximidades" de las ciudades

Un CDR con 3.000 seguidores: “Pasaremos por encima de los Mossos y entraremos en el Parlament”

ANC
Corte de tráfico organizado por los CDR en la AP-7 a su paso por L'Ampolla (Tarragona). Foto: EFE

Los nuevos GAAR (Grupos Autónomos de Acciones Rápidas), los comandos más violentos de los CDR, ya preparan sus ataques frente a las "fuerzas del orden" a fin de implementar la "república catalana" con motivo del Consejo de Ministros que se celebrará en Barcelona el 21-D. Para ello, han distribuido a través de sus canales internos una guía -denominada ‘Cancionero’- con distintas tácticas a seguir en sus acciones de kale borroka en Cataluña.

Si bien estos grupos separatistas señalan en el manual que tales acciones deben hacerse "siguiendo la no-violencia", el relato de las mismas utiliza un lenguaje puramente bélico. Hablan de "micro-acciones" que se harán "en las proximidades de la población/ciudad donde se haya configurado cada uno de los GAAR". Lo que significa, continúan, que "no deben implicar grandes desplazamientos, sino que habrá que adaptar las acciones a lo que se pueda hacer en la proximidad, evitando la utilización de vehículos matriculados".

A la hora de organizar los ataques, plantean que se haga un "estudio y vigilancia del lugar concreto (X) donde se quiere llevar a cabo la acción (Accesos, posibilidades …)", así como un "control de las cámaras de vigilancia cercanas al lugar o los accesos" y un "control de paso y frecuencia por el lugar (X) tanto de población civil como policial".

"Cortinas de humo"

En ese contexto, a la hora de realizar la embestida, llaman a usar materiales que "sean fáciles de manipular y transportar" y a "buscar sitios de almacenamiento para antes de la acción". También recomiendan "crear cortinas de humo en otros lugares" para actuar con "mayor seguridad" y "llevar guantes, prácticos y ropa oscura".

Al mismo tiempo, hablan de articular un "plan de fuga" después de cada ataque. Así, instan a "buscar y valorar las posibilidades de fuga: senderos, carreteras adyacentes, calles, etc". En el supuesto de que "la acción se lleve a cabo en la ciudad", emplazan a los integrantes del comando a tener previamente un mapa visual de las "paradas de metro cercanas, tren, etc" para huir así de la Policía.

Además, y de cara a posibles identificaciones, señalan que los GAAR tienen que "controlar las cámaras de vigilancia de la ruta de fuga". Junto a ello, una vez perpetrado el acto, consideran "importante" la "dispersión del grupo" por "rutas diferentes". Posteriormente, estos radicales son guiados a concentrarse en "un punto y tiempo establecido" con anterioridad y a "ponerse en contacto" entre ellos "para asegurar que todo el mundo está bien".

En cuanto a la vestimenta, recomiendan llevar "ropa de repuesto para cambiarse enseguida" tras el ataque, puesto que "iréis sucios después de la acción", recalca el manual. De esta manera, los implicados en el acto delictivo tratarán de despistar a la Policía y evitar su detención.

Comunicaciones

Los GAAR afirman que tienen previsto preparar y realizar sus acciones sobre "cuatro puntos estratégicos", que son "el sector Transportes, el sector energético; sectores informáticos y comunicaciones, y las fuerzas del orden".

Estos comandos separatista de acción rápida se están organizando para provocar el próximo 21 de diciembre -coincidiendo con el Consejo de Ministros en Barcelona- un sabotaje a gran escala que paralice por completo la economía y actividad de Cataluña: con ataques en vías de tren, metro y tramo; las zonas industriales; los peajes y hasta las comunicaciones por cableado.

Los documentos en poder de la Policía demuestran estos golpistas tratarán de sembrar el caos y llevar al extremo el enfrentamiento en las calles de Cataluña como ocurrió en octubre de 2017.

Lo último en España

Últimas noticias