En la manifestación por la equiparación salarial

La venganza de Colau: ordena identificar al guardia urbano que se puso una gorra de la Guardia Civil para solidarizarse con ellos

La fotografía de un agente de la Guardia Urbana con la gorra de un guardia civil en la manifestación por la equiparación salarial con los Mossos d´Esquadra del pasado sábado no ha gustado nada en el Ayuntamiento que preside Ada Colau. Fuentes de este cuerpo de policía trasladan a OKDIARIO que, de forma extraoficial, se ha iniciado  una investigación para averiguar la identidad del guardia que, de este modo, mostró su solidaridad con la reivindicación de sus compañeros de las Fuerzas de Seguridad del Estado.

La fotografía, de la que ha sido borrado el rostro para proteger al policía y evitar represalias, ha llegado a los despachos del equipo de Colau que dirige el Comisionado de Seguridad, Amadeu Recasens. Un hombre que ha ejecutado exigencias de los antisistema CUP, siempre en contra de la gestión policial, como la de eliminar unidades antidisturbios; o que culpó a la falta de información del Gobierno en el atentado terrorista de La Rambla.

Manifestación por la equiparación salarial en barcelona
Manifestación por la equiparación salarial de las FSE en Barcelona

El hombre de Ada Colau en la Policía mantiene una presión sobre la Guardia Urbana en la que episodios como el de esta imagen (que han distribuido agentes de los distintos cuerpos de seguridad como una muestra de compañerismo) son utilizados para escenificar quién tiene el mando.

Presiones en la Guardia Urbana

El enfrentamiento entre Ada Colau y la mayoría de los agentes de un cuerpo de policía con más de 3.000 agentes viene desde hace un par de años, pero se ha agravado tras  las presiones internas por la escalada golpista, y las denuncias por la falta respaldo en cuestiones de orden público. Un ejemplo es la reciente reyerta en que cinco guardias urbanos resultaron heridos tras ser apedreados por manteros en la Plaza de Cataluña.

Los sindicatos han acusado a Colau de falta de efectivos, de una nula planificación en las intervenciones policiales, y de retirar partidas presupuestarias destinadas a la Guardia Urbana. La líder de ‘Barcelona En Comú’ desoye sistemáticamente las demandas de material de la Guardia Urbana: la más reciente, la de dotar de chalecos antibalas adaptados a las agentes en período de lactancia como se hace en otras policías. Todo ello contrasta con el apoyo que la populista y proseparatista presta a grupos antisistema como el vinculado al asesino Rodrigo Lanza.

Un "signo de solidaridad"

Ahora, la instantánea del policía local ataviado con la gorra de la Guardia Civil, que según las citadas fuentes se habría intercambiado con su propietario como signo de reconocimiento y solidaridad, un agente del miembro del Instituto mo signo de Una alcaldesa que vio con desagrado la celebración de esa manifestación que reunió a 160.000 agentes de toda España (35.000 según la policía local) y para la que puso todas las trabas posibles.

Según informó OKDIARIO, el ayuntamiento de la Ciudad Condal planteó numerosos problemas de ejecución pese a que la convocatoria le había sido comunicada con dos meses de antelación. Apenas unos días antes, la marcha, convocada por la Fundación Jusapol, no tenía las facilidades que otro tipo de concentraciones encuentran por parte de este consistorio.

La alcaldesa de Barcelona nunca ha puesto pegas a las manifestaciones o concentraciones a favor de la independencia de Cataluña e incluso el pasado mes de noviembre, permitió que se realizara una manifestación que no estaba autorizada en protesta por el ingreso en prisión de Junqueras y los ex consellers y que estuvo liderada por Fredi Bentanachs, terrorista de Terra Lliure.

 

Lo último en España