Carles Puigdemont

Así pasaron la noche de cena y vino Puigdemont y sus secuaces en el restaurante más chic de Berlín

Comentar

Los miembros de JxCAT desplazados a Berlín este fin de semana, más Carles Puigdemont, los mismos que aseguran por medio mundo que viven oprimidos, pasaron una larga noche de cena, vino, brindis y alguna que otra copa en uno de los lugares de moda de Berlín, el Park Café de la elitista Fehrbelliner Platz con motivo del viaje para reunirse con su líder.

Cenaron durante tres horas, conversaron entre risas, brindaron por su presente y futuro, bebieron vino y alguna copa, y llegaron a su céntrico hotel -el Park INN West Berlin- para descansar. Porque los golpes de Estado bajo opresión de Gobierno anti demócratas es lo que tienen: que estresan, quitan el hambre y agotan.

El Park Café es uno de los sitios en auge en Berlín. Un lugar de moda pensado para comer o cenar en un ambiente moderno y distendido y tomarse posteriormente una copa en sus mismas instalaciones. El restaurante, de hecho, tiene una amplia carta de copas y cócteles.
Y allí estuvieron en pleno relax. Artadi presidiendo una de las mesas, flanqueada por Dalmeses y Madaula. Y muy cerca de Puigdemont.

El grupo llegó a Berlín el sábado por la mañana. Se aposentó en el Park INN -un hotel a escasos 500 metros del hotel en el que se aloja Carles Puigdemont- y se dispusieron a atender a la prensa nacional e internacional.

Elsa Artadi, Eduard Pujol, Aurora Madaula, Inma Gallardo, Francisco de Dalmases y todo el resto de la comitiva se trasladó hasta el hotel con medios organizados de antemano. El grueso de los diputados golpistas por medio de un autobús preparado. Y el resto, entre los que se encontraba Elsa Artadi, en dos taxis.

Puigdemont prefirió esperarles en el hotel de la reunión. Por comodidad: algo que no le falta en Alemania ya que se mueve por Berlín siempre con escolta -haciendo alarde de gasto y medios en su fuga-.

Hacia las 20 horas los diputados de JxCAT ya habían terminado la reunión. Y ya habían vuelto a tomar, por enésima vez, la decisión de mantener el pulso al Gobierno para intentar investir a Carles Puigdemont de manera telemática gracias a la reforma de la ley de Presidencia que aprobó el pasado viernes el Parlamento catalán. Y tras semejante y compleja decisión -para la que tampoco parece que fuese necesario viajar en masa a Berlín- se inicia la salida de diputados del hotel para disfrutar de la zona de moda de Berlín.
Y es en ese momento en el que tras un tranquilo paseo por las mejores calles de Berlín, llegan al restaurante Park Café ubicado en la calle Fehrbelliner Platz 8 hacia las 21:10 horas.

Ocuparon tres mesas. Se sentaron como si se tratara de una cena de Navidad de alguna empresa o grupo de amigos. Y empezaron una relajada y tranquila cena en la que no faltó ni comida, ni vino, ni alguna copa con la aderezar la animada y tranquila velada.

Así permanecieron hasta pasadas las doce de la noche, entre risas y brindis. Demostrando la enorme persecución que sufren. Y el agobio que les produce la situación de supuesta violación de derechos democráticos que han denunciado, entre otros sitios, en esa misma Alemania. Así, hasta que bien entrada la noche volvieron a sus hoteles: Puigdemont con sus escoltas. Y el resto con sus taxis.

Últimas noticias