Investidura de Pedro Sánchez

Bronca monumental: Casado y Bal reprochan a Sánchez y Batet que no defiendan al Rey de los ataques de Bildu

Batet, que antes no ha permitido a la portavoz del PP intervenir, ha respondido a la oposición que "hubo otras épocas en este país en las que no se permitía las críticas al jefe del estado".

Momentos de fuerte tensión y bronca en la segunda sesión del debate de investidura, a cuenta de las críticas de la portavoz de EH Bildu, Mertxe Aizpurua, al jefe del Estado y la falta de defensa por parte de la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, a Felipe VI.

El presidente del PP, Pablo Casado, y el portavoz de Ciudadanos, Edmundo Bal, han criticado desde sus escaños el tono de la proetarra contra el Rey y la actitud de Batet, que les ha respondido que «hubo otras épocas en este país en las que no se permitía las críticas al jefe del Estado», en referencia al franquismo.

Casado se ha levantado de su escaño para condenar la actitud del presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, que ha afirmado que «no se puede diferenciar entre vascos malos y vascos buenos». El popular ha tildado de «inaceptable e infame» el agradecer el apoyo a «los herederos de ETA que mataron 850 víctimas». Casado también ha criticado «que el candidato a la presidencia del Gobierno no haya defendido la Constitución».

Edmundo Bal, portavoz naranja, ha considerado que Aizpurura «está faltando el respeto al jefe del Estado español». El diputado de Ciudadanos ha lamentado que la vasca «ha dicho que España es un país autoritario y una expresión de ese autoritarismo es el discurso del Rey el 3 de octubre». Por ese motivo, dice Bal, «Aizpurua ha llamado fascista al jefe del Estado».

La de Bildu ha sido la primera portavoz en intervenir, este domingo, realizando distintas manifestaciones que han causado un gran malestar entre la bancada de la derecha. PP, VOX y Ciudadanos le han reprochado su actitud con gritos de ‘asesina’, ‘terrorista’ o ‘fuera’. La última frase que ha entonado la portavoz de los proetarras y qué ha irritado a los representantes de la oposición es que «se les han acabado a ustedes todas las películas de miedo y terror».

Batet, antes de la reprimenda de Casado y Bal, había negado la palabra a la portavoz del Partido Popular, Cayetana Álvarez de Toledo, que pretendía frenar los ataques vertidos desde la tribuna por parte de la portavoz de la izquierda abertzale. Ana Pastor también ha pedido la transcripción literal de las palabras de Aizpurua, para analizar lo que ha dicho sobre el rey, pero según fuentes del PP todavía no se les ha entregado.

Permisividad de Batet

La presidenta del Congreso ha obviado aplicar correctamente el reglamento de la cámara amparando la intervención de Mertxe Aizpurua en el marco de «la libertad de expresión». El artículo 103 del texto que regula el funcionamiento del Congreso detalla que «los diputados serán llamados al orden cuando profieran palabras o vertieren conceptos ofensivos al decoro de la Camara o de sus miembros, de las Instituciones del Estado o de cualquiera otra persona o entidad» como ha hecho la portavoz proetarra con el jefe del Estado Felipe Vl.

Lo último en España

Últimas noticias