El campo traslada su protesta a Madrid

Los agricultores gritan en Madrid contra el Gobierno: «¡Coletas, cabrón, coge el azadón!»

Vídeo: Enrique Falcón

El campo está en pie de guerra contra el Gobierno socialcomunista tras la aprobación de la subida del Salario Mínimo Interprofesional a los 950 euros. Las cifras no les cuadran, y piden al Ejecutivo de coalición presidido por Pedro Sánchez medidas urgentes para poder seguir haciendo su trabajo en buenas condiciones.

Las organizaciones agrarias UPA, COAG y ASAJA han trasladado sus protestas a la capital de España para manifestarse frente al Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación y denunciar la «pésima» situación que atraviesa el sector. Esta movilización se suma a las ya convocadas en toda España bajo el lema #AgricultoresAlLímite.

Los agricultores y ganaderos denuncian «la falta de futuro» para sus explotaciones agrarias debido a la baja rentabilidad. Con su movilización quieren conseguir que el Gobierno trabaje para reequilibrar la cadena agroalimentaria para evitar los abusos que sufren por parte de algunas empresas de la industria y la distribución.

En la protesta hay numerosas banderas de España y carteles con mensajes como ‘nuestra ganadería está en peligro de extinción’, ‘sin campo no hay vida, sin vida no hay campo’, ‘dónde está la política agraria’ o ‘el campo son los pies que sostienen a la nación’. Además, han vuelto a utilizar su grito de guerra contra el vicepresidente Pablo Iglesias: «Coletas, cabrón, coge el azadón».

Los manifestantes también han cargado contra el presidente del Gobierno. Tal y como se puede ver en el vídeo, decenas de personas han coreado cánticos contra Pedro Sánchez para exigirle que defienda al campo: «Sánchez, traidor, defiende tu nación».

Las demandas del colectivo son varias. Entre ellas está la de conseguir un sistema de seguros agrarios «fuerte», la gestión de la fauna salvaje, impulsar un etiquetado transparente, prestar especial atención a sectores vulnerables como el apícola, y el apoyo al sector agrario.

A la manifestación sólo ha acudido Vox como partido político. Santiago Abascal junto a Rocío Monasterio e Iván Espinosa de los Monteros han mostrado su apoyo a los concentrados y han sido recibidos entre vítores de apoyo y algunos abucheos. El portavoz de los agrícolas les ha invitado a «marcharse» tras la lectura del manifiesto para dar protagonismo a los manifestantes.

Protesta en Toledo

Una de las protestas más multitudinarias de las convocadas ha sido la del pasado martes en Toledo. Miles de agricultores y ganaderos, unos 7.000 los organizadores y 3.500 la Delegación del Gobierno, protestaron para exigir «respeto» por un sector que en Castilla-La Mancha genera más del 30 % de la riqueza de la región y para reivindicar una política de precios justos.

El lema de la manifestación fue ‘Agricultores y ganaderos al límite’  y el cántico más escuchado fue «el campo unido, jamás será vencido». A la protesta acudió el presidente de Asaja, Pedro Barato; el presidente y secretario regional de Asaja, Fernando Villena y José María Fresneda, respectivamente; el secretario general de UPA Castilla-La Mancha, Julián Morcillo; y el responsable de COAG en Castilla-La Mancha, Ángel Galve, entre otros.

Esta protesta sí fue respaldada por cargos del PP, entre ellos su presidente, Paco Núñez, y la portavoz del Grupo Parlamentario Popular, Lola Merino; por cargos de Ciudadanos, entre ellos el presidente y la portavoz del Grupo Parlamentario, Alejandro Ruiz y Carmen Picazo, así como distintos miembros de Vox y el coordinador regional de IU, Juan Ramón Crespo.

«Subir el SMI favorece el fraude en el empleo»

OKDIARIO ha entrevistado al presidente de la Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores de Andalucía (Asaja). Ricardo Serra defiende que la subida del SMI afecta al mundo agrícola «no sólo por la subida en sí del salario de los trabajadores, también porque la base de la cotización aumenta y por lo tanto se incrementan los coste laborales».

«Ante una situación como esta, lo que se produce es un fraude al sistema de empleo, porque el coste laboral llega un momento que no es soportable», añade. Una idea que rechaza uno de los actores principales en la subida del SMI a 950 euros, el sindicato UGT.

Su secretario general, Pepe Álvarez, considera que los problemas que tienen los agricultores «no vienen como consecuencia del aumento del SMI», si no de «las redes de comercialización, de la distribución». Por ello, ante los medios de comunicación, Álvarez pidió a la junta de Extremadura que «no se deje llevar por las grandes movilizaciones de la derecha terrateniente».

Desde Asaja-Andalucía insisten en que «tiene muy poco sentido que un sindicalista que conoce todo esto diga algo así». Serra lamenta y rehúsa  calificar las declaraciones del secretario general de UGT: «Él se califica por sí mismo, basta con ver quiénes estaban esta semana en las protestas».

Lo último en España

Últimas noticias