Llarena responde a Montoro desvelando las pruebas del gasto de 1,9 millones públicos el 1-O

Comentar

El juez Pablo Llarena ha levantado el secreto sobre la pieza separada que investigaba la posible malversación de caudales públicos. El resultado es todo un mazazo para el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, puesto que los informes de la Guardia Civil acreditan que se destinaron al menos 1,9 millones de euros públicos a la preparación del golpe del 1-O.

En concreto, señalan los investigadores 1.915.067,22 euros fueron malversados por los responsables del golpe separatista en Cataluña. Lo que deja en evidencia a Montoro, que en una entrevista en el diario El Mundo aseguró que “yo no sé con qué dinero se pagaron las urnas de los chinos del 1-O, ni la manutención de Puigdemont. Pero sé que no con dinero público“.

El importe total es el resultado de la suma de los informes que ya figuran en los atestados de la causa. La Guardia Civil ha confirmado sus importes y ha certificado que, efectivamente, corresponden a fondos públicos malversados por el Govern.

La campaña de publicidad del 1-O

En uno de esos informes, la Guardia Civil afirma literalmente que “a la vista de todo lo anteriormente expuesto se puede concluir que la campaña de civismo que el Departamento de Presidencia financia a través de un crédito solicitado al Departamento de Vicepresidencia […] con un presupuesto de 3.430.000 euros podría tratarse de la campaña del referéndum del 1 de octubre”.

El documento de la Guardia Civil destaca en su explicación que “finalmente la campaña no fue adjudicada a ninguna empresa y se declaró desierta”. Pese a lo cual “ésta se llevo a cabo de forma parcial”. Es más, se hizo, según los investigadores, sin adjudicación abierta. La Guardia Civil sostiene que se trata, de hecho, de una de las campañas más famosas del referéndum ilegal: se hizo “a través del anuncio de las vías en diversos medios tales como TV3, algunos medios de prensa escrita y digital”.

El nuevo informe de la Guardia Civil revela ya las cifras parciales de éste y otros gastos y suma un montante de 1.915.067, 22 euros malversados de fondos públicos.

Este mismo miércoles, el juez Pablo Llarena había requerido al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, para que le informara a la mayor brevedad posible sobre los datos concretos en los que basó sus palabras afirmando que tenía la certeza de que no había gasto público en la organización de la votación del 1-O en Cataluña.

En una entrevista publicada este lunes en El Mundo, Montoro indicaba que no sabía “con qué dinero se pagaron esas urnas de los chinos del 1 de octubre, ni la manutención de Puigdemont. Pero sé que no con dinero público”.

Según el magistrado Llarena, la afirmación de Montoro “contradice las fuentes de prueba que figuran en la instrucción de la causa”.

Por ello, Llarena había decidido requerir al ministro de Hacienda “a fin de que informe a la mayor brevedad posible sobre el concreto soporte objetivo de tales afirmaciones”.

VOX pide el “cese fulminante” de Montoro

El partido VOX, que ejerce la acusación particular en la causa contra el golpe independentista que se instruye en el Tribunal Supremo, ha pedido la “inmediata dimisión o cese fulminante del ministro de Hacienda por haber faltado a la verdad y haber causado un grave perjuicio a la acusación penal contra los golpistas”.

La declaraciones de Montoro supusieron un varapalo para la causa que se sigue en el Supremo contra el secesionismo catalán. Y es que, por ejemplo, el ex vicepresidente Oriol Junqueras, y los exconsellers Josep Rull y Jordi Turull han citado este miércoles pasado las declaraciones de Montoro en sus defensas argumentases para mantener que no hubo malversación en el proceso independentista..

Además, las implicaciones con respecto al ex president eran dobles. Por un lado, tras descartarse la extradición de Puigdemont por el delito de rebelión –aunque en las últimas horas la justicia alemana no descarta esta posibilidad– ya sólo faltaba demostrar que había existido delito de malversación. Las declaraciones de Montoro desmontaban toda la argumentación de la Euroorden cursada por el juez Llarena que llevó a la detención de Puigdemont en tierras germanas.

Ahora le toca a Montoro, como ha prometido este miércoles, enviar al juez del Tribunal Supremo toda la documentación que avale su tesis de que no se empleó ni un solo euro en el golpe independentistas. Por el momento, Llarena ha movido ficha y la pieza secreta muestra que, al menos, 1,9 millones de euros sí se destinaron de los fondos procedentes del FLA a la financiación y ejecución del golpe separatista.

Últimas noticias