Automoción

Sánchez mantiene su amenaza del impuesto al diesel con España liderando el encarecimiento del combustible

diesel
Recarga de combustible

De entre los cuatro grandes países de la zona euro (Alemania, Italia, Francia y España), el nuestro es el país donde más se encarece la gasolina y el diésel en lo que va de año, y también lo hace notablemente por encima de la media de la Eurozona.

Los carburantes se están encareciendo desde el inicio de 2019 en España por encima de la media de la Eurozona y de los grandes países de nuestro entorno. Según datos del Boletín Petrolero Semanal de la Unión Europea, la gasolina y el diésel marcan los 1,355 euros y los 1,257 euros por litro con impuestos en esta semana. Esto supone un encarecimiento del 14,93% para la euro-super 95 y de un 11,24% para el gasóleo desde principios de 2019, a la espera de que las medidas fiscales incidan especialmente en el diésel, ya que el impuesto al diésel fue una de las medidas fiscales que el Ejecutivo de Pedro Sánchez no pudo aprobar al ser rechazados sus Presupuestos Generales de 2019 pero que ya ha anunciado que volverá a implementar, en esta ocasión con una mayoría parlamentaria en el Congreso más holgada que los 84 diputados con los que contaba en la anterior legislatura.

Según los datos del Boletín, la gasolina de 95 se ha encarecido un 11,6% en los 18 países de la zona euro hasta los 1,368 euros. Por su parte, el diésel ha subido un 7,1% hasta los 1,271 euros de media. Las subidas en los grandes países de la moneda común de tamaño equiparable a España también han sido notablemente menores desde inicios de año.

En España la gasolina ha subido un 14,93% en 2019 frente al 11,6% de la Eurozona mientras que el diésel subió un 11,24% ante el 7,1% de los 18

En Alemania, el diésel ha subido un 5,3% en lo que va de año y la gasolina un 2,2%. En Francia, la gasolina se ha encarecido un notable 12,36% -aún así, por debajo del 14,93% español y el diésel un 7,5% a pesar de las protestas de los ‘chalecos amarillos’ que en su origen se oponían ante todo al alza de los carburantes.

Por su parte, en Italia, que está sufriendo vaivenes en los mercados como consecuencia del anuncio de su vicepresidente Matteo Salvini de que pueden incumplir el déficit, la gasolina ha subido un 9,3% y el diésel un 6,3%. En estos tres países los precios son ligeramente superiores a los españoles aunque la renta media de sus habitantes -especialmente en Francia y Alemania- también es muy superior.

Sánchez confirma su ‘dieselazo’

Tal y como reconoció el Gobierno en su reciente ‘Programa Nacional de Reformas’ enviado a la Comisión Europea recientemente, el impuesto al diésel no sólo no se ha descartado sino que se tratará de incluir en próximas medidas fiscales. La ministra de Industria Reyes Maroto ya confirmó este miércoles en Bilbao que los Presupuestos Generales del Estado que se llevarán a la cámara serán básicamente los mismos que fueron rechazados en la anterior legislatura, y que incluirían la tasa al diésel incluida en lo que el Ejecutivo llama "fiscalidad verde".

"España debe también impulsar el desarrollo de la fiscalidad medioambiental o fiscalidad verde, promoviendo un mayor alineamiento de la fiscalidad con el impacto medioambiental de la actividad económica y avanzando así en un ámbito en el que España se ha quedado atrás en comparación con otros países de su entorno. Se trata de generar los incentivos adecuados para el impulso de la transición ecológica, buscando promover formas de producción y consumo medioambientalmente sostenibles. El Gobierno se comprometió en la Agenda del Cambio a trabajar en medidas en esta línea, por ejemplo la subida de la tributación del diésel con el objeto de lograr la equiparación con la tributación de la gasolina a medio plazo", decía el Gobierno de Pedro Sánchez en el citado ‘Programa Nacional de Reformas’ enviado a Bruselas.

Lo último en Economía