Actos Jurídicos Documentados (AJD)

Sánchez hace caja con el golpe al Supremo: los bancos pagarán dos impuestos por las hipotecas

pedro sanchez
Pedro Sánchez en La Moncloa.

Por primera vez, la Hacienda central también ingresará por el AJD

El 'decretazo' de Sánchez establece una doble imposición a los bancos

El golpe de Pedro Sánchez al Tribunal Supremo en el asunto del pago de impuesto en las hipotecas va a tener más consecuencias negativas de las previstas en un primer momento. Por primera vez, los compradores de viviendas con hipoteca no van a pagar sólo el importe equivalente al Impuesto de Actos Jurídicos Documentados (AJD): van a pagar esa carga fiscal a través de las comisiones y del diferencial del crédito hipotecario, pero, además, van a pagar la parte correspondiente al Impuesto sobre Sociedades que les van a repercutir -exactamente igual- los bancos al cobrarles los costes del AJD.

Traducido, que gracias a la decisión de Pedro Sánchez de imponer por decreto que los bancos tienen que pagar el impuesto AJD, lo cierto es que se va a producir una doble imposición. Y es que, para poder repercutir ese impuesto en los costes de los créditos hipotecarios, los bancos van a tener que cargarlo como ingresos en su cuenta de resultados: y como tal, ese ingreso paga Impuesto de Sociedades al 25%, coste que evidentemente también va a acabar en los pagos por el crédito que tengan que asumir los compradores de casa como clientes de los bancos.

Sánchez, un falso justiciero contra la banca

La medida sólo tendrá un ganador: Sánchez. En primer lugar, porque políticamente se ha generado un cartel falso de justiciero contra los bancos. Y, en segundo lugar, porque por primera vez, la firma de hipotecas va engordar las cargas de la Hacienda central.

Hasta el momento eran los compradores con hipoteca los que aportaban el AJD. Este impuesto -que puede rondar un pago efectivo de entre 2.000 y 5.000 euros para una vivienda, se pagaba en la misma firma notarial y la recaudación acababa en las arcas de las haciendas de las comunidades autónomas, que son las que tiene cedido este impuesto. Es decir, que quien impedía que este tributo se eliminase -tal y como ya ha pedido el PP- eran las regiones, verdaderas beneficiarias de este impuesto.

Esa parte cambia ahora de sujeto pagador, en teoría. Pero no de sujeto recaudador: las comunidades autónomas siguen siendo las que reciben el premio de seguir cobrando, ahora a los bancos, el AJD.

El banco lo trasladará al cliente

Pero sí cambia el resto. Los bancos ya han anunciado que van a repercutir este impuesto como gasto de la hipoteca a los clientes que contraten los préstamos para comprar los pisos. ¿Cómo lo van a hacer? Pues a través del diferencial o de las comisiones de los créditos hipotecarios. ¿Y cómo figuran esas partidas contablemente? Pues como ingresos, de forma que van a la cuenta de resultados a engrosar los beneficios en caso de haberlos. Resultado: esos ingresos, convertidos en beneficios, pagan el Impuesto de Sociedades al 25%. Y ese coste fiscal también va a ser transferido por los bancos a los clientes como coste del crédito.

Eso sí, el Impuesto sobre Sociedades lo recauda la Hacienda central, la de Pedro Sánchez, con lo que la decisión del decretazo hipotecario lanzada por el presidente del Gobierno hará que los compradores de vivienda con hipoteca acaben soportando el coste, no de uno, sino de dos impuestos, y, además, el que sale ganando de verdad es este Gobierno, que no sabe de dónde sacar ingresos para seguir gastando, y acaba de encontrar una mecánica con la que, queda de justiciero, y encima, por primera vez, recauda en la Hacienda central por las hipotecas.

Últimas noticias