Ryanair cierra su base en Ibiza y deja a los TCP ‘desamparados’: a Londres o vacaciones sin remunerar

ryanair
Huelga de Ryanair (Foto: Efe)

Los conflictos laborales de Ryanair están lejos de llegar a su fin. La compañía aérea cierra su base en Ibiza por la temporada de invierno -durante cinco meses- y deja a sus Tripulantes de Cabina de Pasajeros (TCP) ‘desamparados’: "o nos vamos al infierno de Stansted (Londres) o vacaciones no remuneradas durante cinco meses", explican fuentes sindicales del Sindicato Independiente de TCP de Lineas Aéreas (SITCPLA).

Los 21 tripulantes que conforman la plantilla ubicada en la isla recibieron la noticia con 20 días de antelación. Si optan por marcharse a Londres, no les pagarán el traslado y tendrán que hacer frente a los gastos; mientras que, si eligen las vacaciones durante cinco meses, tampoco recibirán ninguna retribución económica.

Fuentes oficiales de la compañía no desmienten ni confirman las informaciones y hacen hincapié en que el cierre de la base no implica que se dejen de operar vuelos. "Ibiza es una base estacional que abrió en el año 2016. Ryanair opera 5 rutas domésticas hacia y desde Ibiza durante la temporada de invierno y 27 rutas nacionales e internacionales en verano. Nuestros planes para Ibiza no han cambiado y esperamos seguir creciendo en la isla”.

Legislación española

Las mismas fuentes sindicales consultadas aseguran que si los contratos fuesen nacionales y operasen bajo el paraguas de la legislación española, según  recoge el artículo 40 del Estatuto de los Trabajadores -que hace referencia a la movilidad geográfica-, la empresa estaría obligada a abonar además de los salarios, los gastos de viaje y las dietas. "Por razones económicas, técnicas, organizativas o de producción, o bien por contrataciones referidas a la actividad empresarial, la empresa podrá efectuar desplazamientos temporales de sus trabajadores que exijan que estos residan en población distinta de la de su domicilio habitual, abonando, además de los salarios, los gastos de viaje y las dietas", reza el texto.

Por ello, desde el sindicato reclaman que la aerolínea ceda y comience a firmar los contratos bajo la ley española. Ryanair dio un paso hacia adelante aceptando esta ‘línea roja’ de los trabajadores y espera que la medida sea aplicable el próximo año. 

Toque de Europa

El problema se extiende a otras regiones europeas. La Asociación Europea de Pilotos (ECA, por sus siglas en inglés) ha dado esta semana un toque de atención a Ryanair por el cierre de las bases de Eindhoven (Holanda) y Bremen (Alemania), así como la reducción del tamaño de la de Niederrhein (Alemania).

La ECA ha calificado de "declaración de guerra" los cierres de bases y las reducción de flotas anunciadas por la aerolínea de bajo coste, y consideró que esto "exacerbará el reciente deterioro" de la relación entre la compañía y su personal de cabina, que en los últimos meses ha recurrido a varias huelgas para pedir mejoras en su situación laboral.

El 1 de octubre, la compañía aérea anunció un profit warning: rebajó su previsión de beneficios un 12% para este año fiscal -que comenzó el 31 de marzo- como consecuencia de las huelgas de la plantilla, el incremento del precio del petróleo y el aumento de costes por las indemnizaciones a clientes.

Como respuesta paliativa a esta situación, la aerolínea reducirá el 1% su oferta de vuelos para este invierno, lo que se traducirá en el cierre de las pequeñas bases de Eindhoven, en Holanda, y de Bremen y Niederrhein, ambas en Alemania.

Temas

Lo último en Economía