Repsol mantendrá las desinversiones aunque el precio del barril se mantenga por encima de los 50$

Repsol
El consejero delegado de Repsol, Josu Jon Imaz (Foto: EFE).

La OPEP reducirá la producción en 1,2 millones de barriles de petróleo por día, lo que dejaría la producción total en los 32,5 millones. El nuevo movimiento de los países exportadores de crudo es un gesto que favorece, sobre todo, a petroleras como Repsol, uno de los valores que más ha repuntado en el Ibex 35. Fuentes del sector aseguran que pase lo que pase en el contexto, la cotizada de Antonio Brufau y Josu Jon Imaz seguirá gestionando la compañía como si el barril de Brent estuviera en 40 dólares y, añaden, “se continuará con el ritmo de las desinversiones, aunque de manera más puntual”.

Los analistas esperan que el precio del barril llegue hasta los 60 dólares, unas cifras que apuntalarían las ganancias de los países exportadores y de las compañías petroleras. Repsol baila en Bolsa al son de las cifras que marca el Brent, el valor sube en el Ibex 35 al calor de este acuerdo en el que entre por primera vez Rusia. Vladimir Putin se ha comprometido a reducir su producción en 300.000 barriles diarios, un ademán que puede tener efecto contagio en otros países fuera de la OPEP.

Con este contexto, lo lógico sería pensar que Repsol cambiaría, aunque fuera ligeramente, su estrategia pero la firma va a seguir la senda que ya comunicó en la junta general de accionistas de mayo, según fuentes financieras consultadas por OKDIARIO. Josu Jon Imaz, CEO de la petrolera gestionará la compañía como si el barril de Brent no sobrepasara la cota de los 50 dólares.

Contención de las inversiones

Las mismas fuentes aseguran que se persistirá con lo mismo, pero con algunas ligeras diferencias. Confirman que se harán desinversiones en actividades no vinculadas a los precios del petróleo, aunque se harán de manera puntual. Por otra parte, habrá contención de inversiones porque, afirman, Repsol ha hecho un gran esfuerzo con la compra de la canadiense Talisman Energy. “Ahora deben sacar partido de todos los activos que tienen en cartera y estudiar de cuáles se pueden deshacer”, aseveran. Repsol ha rebajado de 3.900 millones de euros a 3.500 millones de euros su previsión de inversiones para este año.

En los tres primeros meses del 2016, Repsol alcanzó un beneficio neto ajustado de 572 millones de euros, frente a los 928 millones de un año antes. Esta diferencia se debe al ingreso extra de 500 millones de euros que la petrolera ingresó por la expropiación de YPF en Argentina. Este excepcional ingreso se invirtió enteramente a la compra de la canadiense en el mes de mayo, adquirió el 100% del capital social por 6.640 millones de euros.

Obtuvo un beneficio neto de 1.120 millones en los nueve primeros meses del año, un 35% más, gracias a las desinversiones y ajustes. Cabe destacar la venta el pasado mes de septiembre del 10% de Gas Natural al fondo GIP que aportó a sus cuentas 180 millones de euros de beneficio.

Lo cierto es que Repsol lleva tiempo preparándose para sobrevivir a un escenario adverso con los precios del crudo a la mitad que hace ocho años. Ha llevado a cabo medidas de eficiencia y ahorro de costes que le han ayudado a reducir su deuda neta en 1.946 millones de euros respecto al cierre del ejercicio 2015.

Repsol puede buscar los 16 euros por acción

Tras este acuerdo de los países exportadores de oro negro, Borja Matilla, de Hanseatic Brokerhouse explica que cortar la producción implica obligatoriamente la reducción de la oferta, pero también la entrada “en el juego de nuevos actores en la escena”. Éstos no son otros que las compañías de fracking de EEUU que “harán aumentar la producción de petróleo hasta más de 800.000 barriles por día” desvaneciendo el hechizo del pacto de la OPEP. Estos nuevos actores permanecen latentes, a la espera de la oportunidad de obtener un beneficio a su producción y “lo harán cuando el barril de petróleo alcance aproximadamente los 55 dólares”.

Repsol se ha revalorizado en Bolsa hasta un 27% y posee una capitalización de casi 19.000 millones de euros. “La tendencia en el medio plazo será alcista e irá a buscar a los 14 euros por título”, señala Matilla. Según el analista, esto podría ser el primer objetivo de la compañía que, “en caso de que la situación en relación al acuerdo no empeorara en un futuro, podría realizar una consolidación durante un periodo de varios meses para ir a buscar finalmente los 16 euros por acción”.

Si nos situamos en un escenario optimista, la llegada del barril de crudo a los 60 dólares “no solo implicaría un mayor beneficio para Repsol”, explican desde Hanseatic Brokerhouse, “sino que, las incursiones de nuevos actores con el barril de crudo a dicho precio harían que obtuvieren un mayor beneficio de lo esperado”.

Lo último en Economía

Últimas noticias