Inversión

Credit Suisse confía en la deuda italiana de cara al futuro tras haber acertado con la española

Transperfect
Oficina de Credit Suisse.

La firma Credit Suisse destaca el aumento de la demanda de bonos españoles por parte de inversores extranjeros y otorga un papel señalado a la rentabilidad que podría encontrarse dentro de la deuda italiana.

La gestora de Credit Suisse en España, Credit Suisse Gestión, ha explicado este miércoles su estrategia de inversión de cara a 2019. La firma ha destacado el avance de los bonos españoles en los últimos trimestres, muy demandados por inversores extranjeros y la oportunidad que supone la deuda italiana.

La compañía de servicios financieros otorga un papel destacado a la rentabilidad que podría encontrarse en la deuda italiana. Gregorio Oyaga, responsable de renta fija de la firma ha explicado que "a pesar de que ahora mismo no sería el momento ideal creemos que la situación política que vive el país podría hacer que la volatilidad fuese elevada y se podría aprovechar para hacer ‘trading'".

Una de sus principales apuestas son las empresas familiares que pretenden potenciar a a través del fondo ‘Credit Suisse Family Business,  en el que las empresas que lo componen deben estar participadas al menos en un 20% por las familias fundadoras. Un estudio realizado por el grupo Credit Suisse ha demostrado que el ‘out performance’ de los negocios familiares fue un 4% superior al de los no familiares anualmente desde 2006.

Entre cuanto a empresas españolas desde la firman señalan que dentro del Ibex, la banca tiene mucho peso pero que no es un sector donde ellos se encuentren sobreponderados. Remarcan su apuesta por los CoCos y por compañías del mundo del petróleo y empresas de alimentación.

Patricia López, directora de renta variable de Credit Suisse, destaca que "en 2018 hemos asistido a un ‘bear market’ (mercado bajista), donde ha habido una corrección de máximos superior al 20%. Este ‘rally’ de principio de año que estamos viendo es curioso porque, el mercado ha seguido subiendo a pesar de que ha habido una evidente descapitalización de los fondos de renta variable a nivel mundial, el mercado sube sin flujo".

"El mercado de renta variable es muy volátil, pero 2019 se presenta como un año con oportunidades porque hay valores que todavía no han recuperado su valor pre caída. Nuestro criterio es buscar negocios que tengan ventajas competitivas sostenibles, negocios en crecimiento y con buenos márgenes y que mantengan un nivel de deuda baja. Existen riesgos que hay que tener en cuenta como la presión ejercida por la entrada de inversores pasivos, los sectores más disruptivos, entre los que ha destacado grandes compañías del sector distribución, o la débil situación de sectores como el ‘retail’, que actualmente se encuentran muy por debajo de su capacidad real por lo que podrían ser una buena posibilidad de inversión", ha señalado López.

Otra de las apuestas de inversión de Credit Suisse en renta variable se trata de los mercados emergentes junto a determinados países europeos como Alemania y España. Destacan que el mercado canadiense se encuentra aún por descubrir y que representa una gran oportunidad con un elevado número de empresas familiares que encajan dentro de la filosofía de inversión de la gestora.

Renta fija

Desde la gestora señalan que "en diciembre vimos como la mayoría de los inversores abandonaron los mercados de renta fija y en enero volvieron a aparecer en escena. Desde la implementación del sistema regulatorio Basilea III debemos ser conscientes de que existe una gran volatilidad en el mercado de renta fija y de que esta ha venido para quedarse".

Además, también advierten de que en un entorno de tipos cero existe el riesgo de que surjan muchas compañías ‘zombis’ que pueden dar un susto en cualquier momento por lo que habrá que permanecer alerta. Dentro de los riesgos que la gestora se plantea asumir y en los que centrará su atención este año se encuentra la deuda subordinada de compañías ‘fuertes’ con músculo financiero.

"Dentro del plan que denominamos como ‘nuevo capitalismo’ preferimos comprar deuda subordinada que deuda senior de sectores como eléctricas, telecomunicaciones o energía. En cuanto al sector financiero, también centramos nuestra estrategia dentro de la deuda subordinada  y apostamos por crédito financiero frente al corporativo. En 2016 con la caída de los mercados, el BCE comenzó con el plan de compra de renta fija privada, en la parte corporativa, por lo que ahora, una vez estabilizado su balance debería hacerlo mejor el crédito financiero que el corporativo”, han destacado.

Lo último en Economía