Sacyr

El polémico fondo oportunista BSMA entra en el capital de Sacyr con un 1%

Gestionado por Michael Platts, entró en el capital de Colonial en 2018 y fue investigado en 2015 por la SEC americana por falta de transparencia.

Sacyr
El logo de la compañía Sacyr.

El polémico fondo oportunista BSMA Limited, propiedad del inversor Michael Platts, que fue investigado por la SEC americana en 2015 por posible conflicto de intereses y falta de transparencia, ha aflorado un 1% del capital de la constructora española Sacyr.

La operación se ha hecho mediante un instrumento financiero llamado ‘Contract for difference’ (CFD), que es un acuerdo realizado en la negociación de derivados financieros donde las diferencias en la liquidación entre los precios de apertura y cierre de las operaciones se liquidan en efectivo . No hay entrega de bienes físicos o valores con CFDs.

De acuerdo con el precio de la acción de Sacyr del 18 de junio, cuando se hizo la operación según ha comunicado el fondo a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), el valor de la operación equivale a unos 12 millones de euros y le otorgan derechos de voto sobre 5,7 millones de acciones.

BSMA Limited es uno de los fondos de BlueCrest Capital Management, propiedad de Platts. Este fondo tiene sede en las Islas Caimán, mientras BlueCrest Capital está radicada en la city londinense y fue creado en el año 2000.

Platts y su fondo BSMA Limited fueron investigados en 2015 por la SEC americana por falta de transparencia y posible conflictos de intereses. Un año después, Platts decidió devolver el dinero del fondo a los partícipes y cambiar sus métodos de inversión hacia los instrumentos financieros y derivados.

Este fondo ha utilizado en Sacyr la misma fórmula de inversión que usó en abril de 2018 para entrar en la socimi Axiare, controlada por Colonial al 86%.

Paz interna

El movimiento de este fondo se produce justo cuando la constructora que preside Manuel Manrique ha cerrado casi por completo una temporada de convulsión interna por la batalla con José Moreno Carretero, todavía accionista de la empresa con un 7% pero fuera ya del Consejo tras ser cesado en la Junta de 2018.

Moreno Carretero llegó a alcanzar el 14% de la empresa entre participación directa y derivados aunque no pudo imponer su criterio al resto de consejeros y accionistas: pedía el nombramiento de un consejero delegado que restara competencias a Manrique.

Ese capítulo está prácticamente cerrado, sobre todo después de que en la Junta de 2019 los accionistas apoyaran la renovación como consejero ejecutivo de Manrique por otros cuatro años más con el 70% de los votos -el 5% fue voto nulo y otro 5% es autocartera-.

Lo último en Economía

Últimas noticias