Análisis

La importancia de llegar bien a la Navidad: la economía española se la juega

Francisco Coll Morales es economista y coordinador del servicio de estudios de Fundación Civismo.

La importancia de llegar bien a la Navidad: la economía española se la juega
Regalos de Navidad
  • Francisco Coll Morales

Se acerca la Navidad. Esa fecha del año en la que las tiendas lucen sus escaparates con los artículos navideños, las calles se iluminan con el alumbrado tan característico de estas fiestas, la ilusión de los niños por la llegada de los tan ansiados regalos de navidad se respira en la calle, mientras que los colegios se muestran expectantes de cerrar el trimestre y dar vacaciones a los niños.

Una época muy esperada por los ciudadanos cada año y que llega como un soplo de aire fresco para los comercios, que se preparan para ese auge de consumo que refuerza el cierre de año con el añadido de ingresos que a estos les repercute. En este sentido, la Navidad es una festividad que produce un efecto directo en la economía.

Con la llegada de estos días tan señalados las compras de regalos se disparan. Pero no solo hablamos de regalos, pues muchos sectores, entre los que podemos incluir a la hostelería o el transporte, se ven beneficiados tanto de forma directa como indirecta.

Teniendo en cuenta que el año pasado, el 15% del gasto navideño fue destinado a viajes, como señalaba Exceltur, la estacionalidad nos deja ese plus que supone la llegada de la navidad para la economía. Sin embargo, el covid-19 ha provocado que este año la situación sea muy distinta a la registrada en años anteriores.

La mayor intensidad del virus amenaza con cerrar los comercios para esas fechas, mientras que las empresas esperan la llegada de una Navidad atípica, tanto en materia de ingresos como de gasto.

No solo hablamos de unos ingresos que, a la luz de los registros, son muy cuantiosos, sino que en función de cómo se desarrolle la incidencia y la actividad económica de cara a la Navidad, están en juego más de un millón de contratos que, como cada año, refuerzan el personal para afrontar esa mayor carga.

Así, si atendemos a los informes de Deloitte sobre el consumo navideño, los españoles son los que más gastan de media- por detrás de Reino Unido- durante el mes de Navidad en todo el planeta. El pasado año, la media de gasto en los hogares españoles rondaba los 550 euros, lo que supuso un importante crecimiento con respecto al ejercicio anterior.

En resumen, un gasto que dejó en el país durante el año pasado la friolera  de 10.300 millones de euros, que supuso la campaña al cerrar el ejercicio. Para hacernos una idea, en torno al 0,83% del PIB en solo un mes.

Temporalidad del empleo

De acuerdo con la patronal del sector de las agencias de empleo temporal, el año pasado se generaron en España más de medio millón de contratos a pesar de la desaceleración económica. Sin embargo, hablamos de una cuantía que suele alcanzar el millón de contratos, una cifra similar al registro que muestra nuestro país en materia de destrucción de empleo.

Pero al margen de lo comentado, lo realmente destacable de esta situación no es la creación de empleo en el país, sino que atendiendo a los indicadores económicos, el empleo generado- entre un 20% y un 25%- se convierte en empleo indefinido, lo que representa un agregado para una economía que entraba en esta crisis con un paro estructural del 14%, así como un paro juvenil del 36%.

Teniendo en cuenta que hablamos de una contratación más simétrica entre comunidades autónomas que la que se va produciendo a lo largo del año. Por esta razón es preciso resaltar que no se prevé que esta creación de empleo se dé para este año, ya que muchas de las actividades se han cancelado y son aquellos sectores más dañados y afectados por el covid-19 los que generan puestos de trabajo.

Un empleo que, teniendo en cuenta las previsiones de consumo, así como el incremento de la tasa de ahorro de los hogares españoles por la incertidumbre que se deriva de la pandemia, no se producirá de la misma forma que en años anteriores.

De esta forma, los datos evidencian la importancia para el país de llegar bien a la campaña de Navidad. Dicho impulso supone un respiro para una economía que, se muestra como la economía más dañada por el covid-19.

Si a esto le sumamos que hablamos de que las empresas en el país, de acuerdo con el Banco de España, atraviesan una situación nefasta que ha provocado la quiebra del 25% de estas, recuperar la Navidad y prepararnos para ella es una tarea de obligado cumplimiento para el país.

Lo último en Economía

Últimas noticias