Inversión

¿Es el momento de apostar por Telefónica?

telefonica
El presidente de Telefónica, José María Álvarez Pallete (Foto:Telefónica)

Casi el doble de mal que el Ibex en las últimas semanas

La empresa saca pecho diciendo que tiene una buena diversificación geográfica y demás

Llama tremendamente la atención la debilidad que presenta la operadora española y no solo en el corto plazo sino también en el medio plazo. Ver como este miércoles por ejemplo se dejaba un 0,12 por ciento cuando el selectivo español ha subido un 0,41 pues puede llevarnos a preguntarnos qué está pasando con Telefónica.

Pero es que desde los mínimos del pasado viernes 7 de septiembre, el selectivo español ha recuperado un 4,09 por ciento y las acciones de Telefónica lo han hecho un 1,64 por ciento. Y ya si queremos hacer sangre, podemos comparar su evolución desde los máximos de la primavera del año pasado, en donde el saldo es de una pérdida del 18,51 por ciento para el selectivo español por una disminución del 33,43 por ciento para Telefónica, casi el doble.

¿Qué diablos está pasando con las “Matildes”?

Pues precisamente eso, que ya no son lo que eran antaño. Ya no son las matildes que tenían un monopolio total sobre el mercado español y por lo visto en un intento de mantener el status quo de antaño apostaron en su momento por hacer las Américas y los resultados no están siendo los esperados. Por no hablar de los temores a una espiral de devaluaciones de divisas locales en los países en los que se encuentra.

La empresa saca pecho diciendo que tiene una buena diversificación geográfica y demás, pero la realidad es que los inversores se fijan más en su endeudamiento, ya que a precios actuales, su deuda es un 30 por ciento superior a su capitalización, es decir, debe más de lo que vale en Bolsa y nos enfrentamos hacia un escenario de tipos al alza.

Sin embargo, es posible que se haya fijado o tenga la sensación de que la corrección ha parado temporalmente. Esto tiene que ver en que es el primer valor importante de la bolsa española que ha llegado (y perdido temporalmente) los niveles mínimos que se marcaron en junio de 2016 cuando se conoció el Brexit en Gran Bretaña, y que duda cabe que este hecho está haciendo que muchos inversores largoplacistas estén entrando atraídos por una rentabilidad por dividendo que, de mantenerse en el tiempo, arrojaría casi el 6 por ciento.

Así que si es usted de los que no tiene prisa por ganar dinero, en este tren ya puede subirse. De hecho, como podrá ver en el gráfico de largo plazo adjunto ajustado por dividendos y ampliaciones de capital liberadas, se puede ver que estamos entrando en una zona en la que históricamente se ha marcado suelo en los últimos 10 años.

Por lo tanto, no es para echar los restos entrando a saco en el valor, puesto que tenemos esa visita a los mínimos del 2012 pendiente de confirmar, pero sí que se puede ir picoteando poco a poco si efectivamente podemos soportar ver aún la acción por debajo de los seis euros.

EscueladeTradingyForex

Últimas noticias