Madrid vence a Dublín en la carrera para sustituir a Londres como primera plaza financiera europea

La City de Londres
La City de Londres (Foto: GETTY).

El ‘Brexit’ trajo consigo la incertidumbre, y ésta llevó a las grandes empresas asentadas en Londres a plantearse el traslado a una ciudad 100% europea, algo que no será fácil y que tiene un gran escollo: la falta de edificios de oficinas en las grandes ciudades.

Las ciudades que más sonaban para ser la nueva ‘City’ eran París, Frankfurt y Amsterdam, que se encuentran en los niveles más bajos en una década en lo que a edificios de oficinas se refiere. Apenas un puñado de edificios de este tipo vacíos, lo que complica mucho la mudanza a estas ciudades. Dublín, de hecho, ya está fuera de la carrera al no contar con edificios suficientemente grandes.

«No hay un sucesor claro de Londres»

Mateo Fitzgerald, jefe de representaciones europeas de Savills, ha señalado recientemente a Bloomberg que “no hay un sucesor claro para Londres”, y añadió que “pueden pasar varios años hasta que veamos un grupo financiero de una escala similar a Londres”.

Según han confirmado fuentes financieras londinenses a OKDIARIO, la mayoría de los grandes bancos sigue a la espera de conocer cuáles serán las futuras políticas que pondrá en marcha Theresa May, la primera ministra británica, con lo que los que se vayan adelantando podrán partir con ventaja sobre el resto a la hora de coger los mejores edificios pero, ¿y si se mudan a una ciudad que al final no queda designada como centro financiero?

Wall Street se concentra en Londres

Las grandes compañías norteamericanas son las que tienen un mayor problema, toda vez que concentran en Londres a la mayoría de sus empleados europeos. Según Bloomberg, un 87% de sus empleados en el Viejo Continente trabajan en la ‘City’.

De hecho, según ha podido confirmar OKDIARIO, los días posteriores al referéndum británico cientos de agentes financieros recibieron múltiples llamadas de bancos de inversión estadounidenses.

pecados
Edificio de oficinas en Londres

Por ello, son varios los bancos que se han llegado a plantear la posibilidad de dispersar a sus empleados en vez de concentrarlos en una única ciudad. Regus Plc, el mayor proveedor mundial de servicios de oficinas, ya ha dicho que está acelerando sus planes de expansión.

Varias advertencias

UBS ya señaló que podría tener que movilizar a cerca de 1.500 empleados que están asentados en Londres, pero no es el único; Lloyds también aseguró que se verá obligado a trasladar parte de su actividad, JPMorgan, por su parte, anunció que trasladarían a cerca de 4.000 empleados tras el ‘Brexit’, mientras que Goldman Sachs y Citigroup también han anunciado futuras mudanzas.

Los europeos, claro, también andan con un ojo puesto en la ‘City’. HSBC Holdings y Deutsche Bank también han advertido de que pueden tener que mover empleados y actividades a otras regiones europeas.

Madrid, la más ‘disponible’

Según datos de Savills, en La Défense de París hay hasta ocho edificios de oficinas con espacio para 2.000 empleados o más, en Frankfurt el número de edificios disminuye a cinco, mientras que en Dublín no existe tal espacio, motivo por el cual ha quedado ya descartado.

Pero lo cierto es que es Madrid una de las ciudades favoritas. Tanto que Kian Abouhossein, analista senior de JP Morgan, emitió una nota para los clientes de la entidad en la que explicaba por qué Madrid debería ser la nueva ‘City’.

En Madrid hay un 16% de disponibilidad, frente al 12% de sus competidores

“En cuanto a los mercados con alta disponibilidad y oferta, Madrid se coloca en primer lugar, por delante de Frankfurt y París”, señala Abouhossein. En concreto, en la capital española el porcentaje de locales disponibles es del 16%, mientras que Frankfurt y Amsterdam registran poco más del 12%.

Cuatro torres de Madrid (Foto: GETTY).
Cuatro torres de Madrid (Foto: GETTY).

Por su parte, el precio del alquiler en Madrid es de unos 27 euros mensuales por metro cuadrado de media, el más bajo que se puede encontrar. En Amsterdam la renta es un poco más alta, de 29 euros por metro cuadrado, mientras que en Fráncfort se dispara a los 40 euros mensuales por metro cuadrado. En este caso, la capital francesa es la gran perdedora: las entidades financieras tendrían que pagar 67 euros por metro cuadrado cada mes.

Y lo cierto es que, como ya adelantó OKDIARIO, el Gobierno en funciones no quiere dejar pasar la oportunidad de aprovechar a salida de Reino Unido de la Unión Europea (UE) para convertir a Madrid en la plaza financiera de referencia en el ámbito comunitario, sustituyendo a la ‘City’ londinense. Por ello, ha establecido contactos con las autoridades europeas para trasladar a España la sede del superregulador bancario europeo (EBA, por sus siglas en inglés) desde la capital del Imperio Británico.

Carmena bloquea la operación

Lamentablemente, uno de los principales escollos que afronta Madrid para ser la ‘nueva Londres’ está en casa. Y es que Manuela Carmena no está por la labor de facilitar la tarea.

Por el momento, el presidente de Distrito Castellana Norte (DCN), Antonio Béjar, ha anunciado que no se callarán ante los movimientos del Ayuntamiento de Madrid contra su macro operación urbanística en el norte de la capital. El grupo inversor prepara su visita a los tribunales.

Los servicios jurídicos de la compañía están trabajando para presentar en el corto plazo un recurso ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) pidiendo que se anule el acuerdo del Pleno del Ayuntamiento que tumbó el proyecto original de DCN. Igualmente, pedirán en su demanda, indemnización por daños patrimoniales y perjuicios económicos al rechazar un plan que cumple con el Plan General de Ordenación Urbana “sin motivación técnica”.

Ahora Madrid y PSOE votaron a favor de vetar el plan original para apostar por ‘Madrid Puerta Norte’. Un plan borrador esbozado por el equipo del concejal de Desarrollo Urbano, José Manuel Calvo, sin el consenso del resto de actores implicados (Comunidad de Madrid, Ministerio de Fomento, BBVA…). Ahora Madrid con ‘Madrid Puerta Norte’ argumentó que se quería reducir la edificabilidad y poner fin a “la cultura del pelotazo”.

Lo último en Economía

Últimas noticias