Sector hotelero

Los ingresos hoteleros se desplomaron un 85% durante los meses de pandemia en 2020

El sector hotelero madrileño pierde más de 2.000 millones en 2020, un 85% de su facturación
El sector hotelero madrileño pierde más de 2.000 millones en 2020, un 85% de su facturación

Sin ninguna duda el sector hotelero ha sido uno de los más castigados por la crisis del Covid-19. El confinamiento iniciado el pasado mes de marzo, así como las restricciones para frenar los rebrotes que se han ido dando durante el 2020 han hundido un 85% su facturación, en los 97 destinos vacacionales y urbanos más relevantes del territorio español, según recoge el último Barómetro de Rentabilidad de Exceltur, con información del INE.

Según Exceltur, esto se deriva de un nivel de ingresos por habitación disponible en media de todas las categorías hoteleras de 31 euros, la mitad que en 2019, obtenido tan sólo en el 45,3% de los hoteles que han podido abrir en 2020. El cierre de establecimientos por las distintas restricciones impuestas por las comunidades autónomas o Gobierno central, así como de otros países, han situado en niveles mínimos la demanda turística.

De hecho, a lo largo de 2020, el 54,7% de la planta hotelera de los destinos contemplados en el barómetro de Exceltur no ha podido abrir, algo que se agudiza en los destinos vacacionales de Sol y Playa del litoral mediterráneo y Baleares, donde el 60% de establecimientos turísticos de todo tipo no han abierto.

En el caso de los destinos urbanos, las ciudades de mayor tamaño y con mayor peso de la demanda internacional y de negocios se ha visto fuertemente afectadas por los límites a la movilidad interfronteriza, los cierres perimetrales dentro de España y la expansión del teletrabajo que ha limitado reuniones y viajes.

Como resultado, la facturación en sus hoteles se hundió un 77% en 2020 respecto a 2019, elevándose al 86,8% si se elimina el efecto del buen inicio de enero y febrero de 2020. En las ciudades se ha mantenido una mayor parte de planta abierta respecto al litoral, si bien con ocupaciones muy bajas del 40,8%, cubiertas en gran parte por demanda local, y profundas caídas en precios hasta hundir los ingresos promedio hasta los 31 euros de media.

Una temporada estival con restricciones

Por su parte, con una caída en ingresos del 77,2%, los destinos vacacionales de la costa han presentado una realidad muy marcada por el dispar desempeño del verano, en función del posicionamiento de mercado de cada destino. La temporada estival ha estado condicionada por la ausencia de demanda en todos los destinos más dependientes de la demanda extranjera que ha imposibilitado abrir al 60% de esa oferta de alojamientos, muy concentrada en Baleares, Canarias, el litoral catalán, la Costa del Sol y la Costa Blanca.

Por el contrario, los destinos de mayor demanda española, como la costa de Cádiz y Huelva, el Levante y el norte de España, han conseguido cerrar con menos caídas en sus ingresos, por el buen desempeño alcanzado en agosto y septiembre, manteniendo precios respecto a los niveles de 2019 en este corto período de tiempo.

Por ello, Exceltur reitera su reclamación de un urgente plan de rescate basado en ayudas directas a fondo perdido para el conjunto
del sector turístico español, que es el que registra caídas superiores al 80% en sus principales subsectores, frente a otros sectores como el comercio o la restauración, también muy afectados, pero de manera asimétrica ya que en lugares sin restricciones de cierre, están generando ingresos con la demanda local, registrando caídas bastante menores del 40%.

Pérdidas de más de 2.000 millones

Por su parte, la Asociación Empresarial Hotelera de Madrid (AEHM) cifra en más de dos mil millones de euros las pérdidas del sector en el año 2020, lo que supone una caída del 85% de la facturación, y confirma «un año catastrófico» para el sector. De este modo, estas cifras revelan el grave impacto que ha sufrido el sector hotelero como consecuencia de la pandemia de coronavirus durante los últimos meses.

Según explica AEHM, con motivo de la proclamación del Estado de Alarma por orden del Gobierno y, por tanto, como consecuencia del confinamiento que tuvo lugar desde marzo a abril, se cerraron todos los hoteles, y desde entonces gran parte del sector no ha abierto sus puertas en la región hasta llegar al 70% del alojamiento turístico cerrado, con una caída de las reservas, una oferta hotelera que no alcanza el 45% y una media de ocupación que no ha superado el 20% en los hoteles que permanecen abiertos, teniendo en cuenta, además, que muchos de los establecimientos que en algún momento pudieron abrir se han visto obligados a volver a cerrar por la falta de una demanda constante.

La mayoría de los trabajadores del sector, continúa AEHM, están en ERTE, por lo que, si las administraciones no actúan enseguida y se comprometen de una manera contundente con medidas precisas y efectivas, «llegaremos a la quiebra de muchas empresas y a los ERE de miles de empleados».  En este sentido, los hoteleros madrileños reclaman la ampliación de los ERTE durante todo 2021, y no solo hasta el 31 de mayo como ha anunciado el Gobierno, con la exoneración total de la Seguridad Social, ya que “no se puede seguir gastando si no hay ingresos”.

Lo último en Economía

Últimas noticias