Cambio climático y sostenibilidad

Las emisiones de CO2 caerán en España más de un 10% en 2020 por el covid-19

emisiones de CO2
Emisiones de CO2 y gases de efecto invernadero

El confinamiento y la paralización de toda actividad no esencial para frenar la pandemia del coronavirus en España tendrá un impacto en las emisiones de CO2 en España, que tras caer en picado durante los meses de primavera, podrá terminar el año 2020 con una reducción superior al 10% en sus emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), según un estudio del Observatorio de Sostenibilidad que analiza el impacto del covid-19.

En el análisis ha participado el economista José Santamarta, experto en cambio climático y sostenibilidad que calcula que en su conjunto, que calcula que esta caída anual será superior al 10%, ya que entre el 1 de enero y el 1 de mayo las emisiones de GEI descendieron un 18,31%. «Se trata del mayor descenso experimentado en la historia desde la guerra civil, a causa de la pandemia y el confinamiento», afirma el análisis del Observatorio.

El mayor descenso corresponde a las emisiones ocasionadas por el menor consumo de productos petrolíferos (-21%), la caída de la demanda de electricidad, el desplome del carbón en la generación de electricidad en un 61% e incluso el menor consumo de gas natural, que registra un descenso del 7,9%.

Además, el analista advierte de que durante el mes de mayo se mantiene este descenso pero ya prevé que las emisiones comiencen a recuperarse a partir del mes de julio.

Mientras, el ecólogo del Observatorio de la Sostenibilidad, Fernando Prieto, ha añadido que a partir de datos de la Corporación de Reservas Estratégicas de Productos Petrolíferos el consumo de gasolinas se desplomó un 65 por ciento en el mes de abril, frente a una disminución del 34% en marzo, y que los querosenos cayeron en un 87 en abril tras descender en marzo un 43%. Mientras el gasóleo de automoción se redujo un 41% frente al 19% en marzo.

Así, afirma que ni gasolinas ni querosenos habían tenido nunca registros tan bajos con series que comprenden desde 1969, es decir ni siquiera en la crisis del petróleo. Para el gasóleo de la automoción hay que remontarse a febrero de 1996 para obtener registros iguales.

En comparación con el año 2019, abril cerró con un descenso del 78% en gasolinas y un 93% en querosenos y en el gasóleo de automoción de 55%.

También cayó la demanda de energía en el mes de abril, un 20 respecto a los meses de abril de los últimos 20 años.

No obstante, los analistas admiten que el confinamiento en España y la parada de las industrias no esenciales por la COVID-19 en 2020 ha producido un «gran experimento ecológico» en España que ha implicado unas condiciones «absolutamente imposibles de replicar» en otras condiciones y ha puesto a prueba muchos sistemas, entre otros la energía, la movilidad, la contaminación en las ciudades, o el consumo de productos petrolíferos.

El gas también baja

Por otro lado, el informe expone que el descenso fue menor en lo que se refiere al gas, que tuvo un descenso «mucho más discreto» durante el confinamiento, de un 15% respecto al periodo abril y mayo del año anterior de 61.809 a 52.789 en gigawatio hora.

Este desplome del uso del gas para la generación sin duda por el mayor peso de las renovables y la nuclear y la fuerte caída de la demanda de generación eléctrica cifrada en un 15 por ciento en las semanas de confinamiento de marzo, y que en abril llegaría al 25 por ciento con la paralización de la industria no esencial.

En cualquier caso, el consumo de gas para generación eléctrica varía mucho de unos meses a otros y se utiliza como comodín para regular la demanda. Durante el año 2019 se ha observado como las instalaciones más contaminantes de carbón son paulatinamente sustituidas por las de gas. El gas emite menos CO2 que el carbón, del orden de un 40 por ciento menos, pero sigue siendo un combustible fósil con efecto invernadero.

El informe concluye que esta situación modificará de forma significativa el consumo de productos petrolíferos de todo el año 2020, y es probable que la recesión provocada asociada al parón económico ralentice los consumos de energía y gas durante los próximos meses, pero que durante el año 2021 se produzca un rebote importante en la economía que produzca mayores consumos de estos productos petrolíferos.

Santamarta calculó que en 2019 las emisiones experimentarían una disminución del 5,8 por ciento de las emisiones mientras que ahora, para 2020 espera que a falta de medio año, la reducción supere el 10 por ciento anual.

Lo último en Economía

Últimas noticias